Un policía de la brigada nacional ha muerto hoy arrollado por un tren en Madrid. El suceso se produjo alrededor de las 12 de la mañana, con posterioridad a la amenaza acontecida en Atocha del individuo que amenazaba con inmolarse, mientras identificaban a un hombre de raza negra en un acto rutinario en frente de las vías del tren que pasan por Embajadores. De esta manera, en el momento en el que iba a llegar el tren, el hombre de raza negra, de alrededor de unos 30 años se agarró de uno de los dos policías que le estaban identificando, y tras agarrarse fuertemente del policía se arrojó inmediatamente al paso del tren provocando la muerte del agente en el acto, según han informado fuentes policiales.

Anuncios
Anuncios

El agente fallecido, de 28 años de edad, pertenecía a la Brigada Móvil de la Dirección General de Policía y estaba encargado de las labores de vigilancia y control de los trenes de media y larga distancia. En el momento en el que ha ocurrido la desagradable situación, se encontraba con un compañero de la brigada, mientras realizaban unas acciones rutinarias de identificación de varios sujetos para asegurar la circulación de la globalidad de circulación de pasajeros.

El individuo que realizó dicha acción se encuentra ahora mismo ingresado en un hospital de Madrid con un pronóstico muy grave debido a un grave traumatismo craneoencefálico y otros diversos politraumatismos como consecuencia del impacto del tren, según han informado fuentes de Emergencias de Madrid.

En el suceso han tenido que participar además del servicio de emergencias de Samur, el cuerpo de bomberos para proceder a retirar los cuerpos debido a que ambos se encontraban debajo del tren, haciendo imposible su recuperación de una manera usual.

Anuncios

De esta manera, la muerte de el funcionario público se suma a la muerte del policía en Vigo como consecuencia de un atraco en un mes trágico para todos los cuerpos de seguridad del Estado que velan por nuestra seguridad en unas actuaciones hacia los mismos que parecen dantescas y completamente fuera de lugar.