El pasado 23 de diciembre fue inaugurado un viaducto con el objetivo de conectar las ciudades sicilianas de Palermo y Catania. A la semana siguiente de la inauguración el puente se hundió, formándose así una gran polémica de escándalo en Italia.

La carretera del proyecto costó unos 13 millones de euros y fue administrada por la empresa de autopistas (ANAS), encargada de modernizar y mejorar el sistema de carreteras de Sicilia con sus correspondientes conexiones con otras ciudades.

Tras el fracaso y desastre de dicho proyecto, la empresa hizo un comunicado en su web informando que la carretera de doble vía se había hundido unos 50 centímetros justo en la entrada del viaducto, mientras que en la otra calzada existían unas grietas considerables.

Anuncios
Anuncios

Las autoridades pertinentes han iniciado las investigaciones sobre el hundimiento del puente recién inaugurado. La fiscalía de la región, con la intención de conocer las causas del hundimiento ha creado un grupo de trabajo compuesto por peritos y técnicos especializados. El suceso se ha calificado como muy grave, puesto que aunque no hay muertos ni heridos, supone una negligencia importante que podría haber tenido consecuencias fatales.

El jefe del gobierno, Matteto Renzi, que públicamente ha mostrado su preocupación con respecto a la corrupción y la ineficiencia generalizada; escribió un tuit en el momento de ser informado, en el que expresó su indignación: "He pedido que me comuniquen el nombre del responsable. Tendrá que pagar todo. La fiesta se acabó"

Este suceso ya está generando repercusiones a nivel político y social; el ministro de transporte en Italia, Maurizio Lupi, también hizo lo propio expresando su malestar, calificando el hecho de inaceptable e inaudito.

Anuncios

Dicho ministro ya ha sido cuestionado, el movimiento antisistema Cinco Estrellas ha pedido su dimisión y solicitan que se investigue si la empresa responsable tiene relación con la mafia. Ya que es muy común que la mafia siciliana esté involucrada en obras públicas locales.