Muchos pensaron que era algo divino, que Dios venía a ver al Papa Francisco, pero lo cierto es que durante el pasado 26 de diciembre, a la hora en la que el Sol ya caía en el cielo, de repente, se podía observar la presencia de dos soles, o al menos así lo confirma una grabación que anda circulando por YouTube, en el canal Mystery Planet. En el video, grabado con el teléfono móvil de un ciudadano de a pie, se puede ver un atardecer en el que la luz del Sol, aparece tanto por el Oeste como por el Este.



Esto sucedió en Argentina, donde los ciudadanos que esa tarde salieron a pasear, no podían creer el extraño y asombroso fenómeno que sus ojos estaban contemplando.

Anuncios
Anuncios

Aunque en algunas zonas, los ciudadanos dicen que, "esto sucedió durante un mes aproximadamente", entre mediados noviembre y diciembre. No tardaron en aparecer rumores de todo tipo, conspiraciones alienígenas, illuminatis, reptilianos varios, etc. Y como he dicho al principio, teorías que relacionaban los hechos con la mano de Dios, pero no con la de Maradona, claro está.

Pero para decepción de todos estos aficionados al pensamiento libre y fantasioso, del que me declaro fiel seguidor en la gran pantalla, este suceso tiene una explicación científica. Siempre los dichosos científicos, con su objetividad, aguándole la fiesta a los pobres conspiranoicos y religiosos apasionados.



Parece ser, que según los científicos, esto que sucedió el pasado mes de diciembre en Argentina, es un simple y, según afirman, muy frecuente, Parhelio.

Anuncios

Este fenómeno atmosférico se da por la reflexión y refracción de la luz del sol en un tipo determinado de nubes. Estas nubes, han de contener partículas de hielo, que hacen de prismas, cambiando la dirección de la luz del sol hacia otro lugar.



Así que nada de Dioses ni extraterrestres, al menos por esta vez. Pero eso sí, tras saber que es un fenómeno atmosférico que se da con cierta frecuencia, seguramente a partir de ahora, en los atardeceres nublados, miraremos el cielo con mayor atención de lo que veníamos haciéndolo hasta ahora, al menos en dirección opuesta al sol.