Desde el año 1991 se tiene constancia de que han fallecido hasta el día de hoy cinco hinchas en nombre del #Fútbol, y tristemente el último suceso fue hace apenas unos días. Estos ultras suelen tener un perfil alto en robos, en delincuencia y actos violentos en general, por lo que gran parte de ellos están fichados por la policía. Sus edades rondan generalmente entre los 30 y 45 años.

El primer fallecido fue Frederic Rouquier, de nacionalidad francesa, en el año 1991, víctima de ultras del F. C. Barcelona. Era miembro del RCD Espanyol.

El segundo en morir fue Emiliano López Prada en el año 1994, estudiante de Derecho, brutalmente apuñalado en un bar de La Coruña tras celebrar un gol del Barcelona, en un partido que enfrentaba a los blaugranas con el Atlético de Madrid.

Anuncios
Anuncios

El tercero en la lista fue Aitor Zabaleta, de tan solo 28 años de edad, en el año 1998. El partido al que apoyaba era el de la Real Sociedad, y el enfrentamiento ocurrió entre el grupo Bastión, del Frente Atlético.

El cuarto fue en el año 2003, el hincha Manuel Ríos Suárez, de solo 31 años de edad, apoyando al Deportivo de La Coruña. Ocurrió un grave enfrentamiento entre su equipo y el Compostela, por salvar a un niño que llevaba la camiseta del Compostela y que estaba siendo atacado por los radicales.

El último de los fallecidos ha sido Francisco Romero Taboada, de 43 años de edad, en este año 2014, entre el enfrentamiento de aficionados del Deportivo de La Coruña y el Atlético de Madrid. El cuerpo del occiso fue rescatado del río Manzanares en pésimas condiciones. Además, como consecuencia de este enfrentamiento hay al menos 11 heridos más, de las 200 personas que participaron aproximadamente en esta trifulca.

Anuncios

¿Hasta cuándo van a seguir ocurriendo estos injustificados fallecimientos en nombre del fútbol? Tantas injusticias hay por defender en la vida y estas personas o ultras se dedican a vergonzosos enfrentamientos que nada muestran la valía de un hombre sino todo lo contrario, hacen ver lo más ruin y mezquino de su ser y alma.