Cuando en la tarde del domingo de ayer, como otra cualquiera, estaban paseando tranquilamente las familias por el Zoológico de Barcelona, inesperadamente se toparon con una desagradable sorpresa. Aparentemente un militar o un hombre vestido de esa guisa, se había abalanzado al recinto donde viven los leones del zoo.

Justo José M.P. subió a un árbol con intenciones desconocidas, pero evidentemente no muy buenas. En la leonera donde habitan cinco de estos #Animales, fueron dos leonas que estaban viendo su espectáculo, las que lo derribaron enseguida, luego también un león se unió a la "fiesta". Al parecer y según algunos testigos, los leones llevaron al intrépido personaje hasta su "cueva." Menos mal que los leones del zoológico de Barcelona están bien alimentados con carne de caballo, ya que sólo se pusieron a jugar con el "nuevo juguete" que les cayó del cielo, o más bien del árbol.

Anuncios
Anuncios

Por supuesto, los leones no saben jugar con los humanos y el hombre ha terminado lleno de zarpazos, mordiscos, arañazos y bastante mal herido.

El personal del zoológico, bomberos y policías por fin lograron ahuyentar a los animales de su presa y "diversión", con ayuda de la espuma de extintores y con chorros de agua de las mangueras. La ambulancia lo traslado rápidamente al hospital Vall d´Hebron, donde ingresó en urgencias con heridas de gravedad. El incidente ha puesto nerviosos tanto a los transeúntes del parque, como a los mismos animales. Según la agencia de noticias EFE, Justo José es un policía local en excedencia de la ciudad de Gelida.

El supuesto militar o con intenciones de parecerlo quiere llamar la atención a toda costa, ya que en otras ocasiones ha protagonizado incidentes estrafalarios.

Anuncios

El 24 de Noviembre, el barcelonés de 45 años, se colgó del edificio "La pedrera de Gaudi", exhibiendo carteles para protestar contra el aborto. Otra vez en ocasión de la conmemoración del 11-S y en ese mismo día, el pasado mes de septiembre, aprovechó la concurrencia de las cámaras de televisión y en presencia de muchos políticos, para quemar una bufanda palestina, frente a la estatua de Rafael Casona.