La exclusiva de Mohammed Islam, de tan sólo 17 años de edad, la publicó el "New York Magazine", y no es para menos, porque para muchos ya es el nuevo lobo de Wall Street. Este aparente y corriente alumno de instituto, ha llegado a hacerse con una gran fortuna invirtiendo en la Bolsa durante los recreos de las clases. Sin embargo, el chico admitió tras la entrevista del "New York Magazine" que los datos que había dado no eran totalmente verídicos, después de que la noticia llegara a una gran cantidad de medios, como por ejemplo "El País". Lo cierto es que en las siguientes vacaciones, cuando cumpla los 18 años de edad, tiene planeado fundar su propio fondo especulativo.

Anuncios
Anuncios

El joven Mohammed Islam vive en el conocido barrio de Queens, aunque su lugar de procedencia es Bengala. Como se indicó en la entrevista que le hicieron, el estudiante es un erudito de los números, la economía. También todo lo relacionado con el mundo de las finanzas y la Bolsa, puesto que además en la escuela a la que concurre, Stuyvesant, sólo pueden entrar los clasificados mejores. Este alumno reflejó en su famosa entrevista, su filosofía de vida y de negocio, muy interesante y llamativa, si se tiene en cuenta la corta edad de este nuevo lobo de Wall Street. Y es que según él, el dinero tiene que fluir para que todo funcione, desde las pequeñas empresas a las empresas más grandes, hasta el más mínimo producto. Todo en la vida es invertir decía el joven... Aunque se califica y se describe como un adolescente tímido e introvertido, llama la atención en las fiestas con sus amigos, adonde no le importa gastar más de 400 dólares en latas de caviar por ejemplo.

Anuncios

Quizás el dinero que ganará pronto le quite esa timidez.

Este aplicado alumno del Stuyvesant comenzó a invertir a la increíble edad de nueve años. Según los datos de los analistas que han estudiado su increíble caso, podría deberse a que empezó a invertir con la cifra de 10.000 dólares y un beneficio de alrededor del 200% al año. Sea como sea, este joven va a dar mucho de qué hablar, según los especialistas del tema.