Un grupo de peatones estaba esperando junto a un semáforo en rojo a que cambiara a verde para poder atravesar la calle cuando el conductor de un camión de la basura perdió el control y los atropelló. Seis de ellos perdieron la vida y otros siete fueron heridos de gravedad.

Esto sucedió en una calle céntrica de la ciudad escocesa de Glasgow. Tras atropellar a los peatones, el camión, fuera de control, acabó estrellándose contra el lateral del Hotel Millennium ubicado en las cercanías de la estación de trenes de Queen Street. De esta estación salen los trenes que se dirigen hacia Edimburgo y otras ciudades del norte escocés.

Anuncios
Anuncios

Fueron necesarias seis ambulancias para trasladar a las víctimas al hospital más cercano, así como varios efectivos del cuerpo de Bomberos y Policía de la ciudad escocesa. Stewart Carle, superintendente de la Policía de este país, declaró que no se trata de ningún tipo de atentado ni algo similar, sino simplemente de un trágico accidente de tráfico. Sobre la forma en que se produjo, algunos testigos de la colisión comentaron a los medios de comunicación desplazados al lugar de los hechos que el conductor estaba caído sobre el volante en el momento del impacto, como si hubiera sido víctima de una complicación cardíaca. Los trabajadores de una pizzería que se encuentra en las cercanías del lugar se acercaron para ayudar a "cubrir los cuerpos" después del siniestro, como explicó Anjan Luthra, uno de los testigos oculares.

Anuncios

El conductor fue trasladado al hospital, desconociéndose su estado actual.

Se están haciendo averiguaciones sobre el suceso, y la policía solicita la colaboración popular de todo aquél que pueda aportar datos o haya visto algo que se le haya escapado a los que ya han declarado ante los agentes. Fotos o vídeos grabadas con un móvil que puedan ayudar a esclarecer realmente lo que sucedió serán recibidas para tenerlas en cuenta y ser analizadas.

En el momento del accidente, a primeras horas de la tarde, muchos transeúntes caminaban por las céntricas calles de Glasgow realizando sus compras navideñas. Las calles colindantes tuvieron que ser cerradas al tráfico hasta que las ambulancias y la Policía hubieron terminado de retirar los cuerpos y el vehículo siniestrado. Una persona que vio toda la secuencia, comentó que el camión perdió el control, arrollando a los peatones según iba descontrolándose hasta alcanzar el edificio del hotel y colisionando con su pared. Aunque intentaron escapar del impacto, como el camión les asaltó por la espalda no pudieron escapar de su camino y acabaron siendo atropellados.

Anuncios

Algunos viandantes se acercaron para ayudar e intentar reanimar a los que estaban tirados en el suelo, sin vida. Por todo el lugar de la colisión habían esparcido escombros y bolsas con regalos navideños, como comentó Janey Godlen a las cámaras de la BBC. "Hemos tenido que ver la escena más escalofriante que nunca habríamos querido ver en Navidad", agregó Godley.

Nicol Sturgeon, la principal ministra escocesa, se solidarizó con las víctimas y solicitó a los que se encontraban en el centro de Glasgow que avisaran a sus familiares y amigos que se encontraban bien, para que no se provocara una alarma descontrolada. David Cameron, primer ministro británico, declaró que "sus pensamientos" estaban con las víctimas. #Unión Europea