Si algún día se deja caer por Ifema para ver alguna de las numerosas ferias que se llevan a cabo, quedará sorprendido por el nivel de organización, presentación y por la calidad de sus ferias, de hecho Ifema es uno de los puntos calientes del turismo de congresos. Pero si decide comer allí desconfíe y llévese un bocadillo o una tartera, le saldrá más económico y será más saludable para su organismo, ya que, según denuncian empleados del servicio de restauración de Ifema, sirven al consumidor comida de baja calidad a precios desorbitados, por ejemplo hamburguesas congeladas de dudosa calidad a precio de bistec. Además ante las numerosas peticiones de hojas de reclamaciones de la Comunidad Autónoma de Madrid por parte de los comensales, se quedaron sin ninguna y se vieron forzados a fotocopiar las hojas de reclamaciones.

Anuncios
Anuncios

Desde que la empresa Eurest ganara el hacerse cargo de la alimentación de los asistentes a los congresos, que fue a principio del año 2014, todo son problemas. Para empezar nada más lograr el contrato de los siguientes 5 años, empezó a despedir trabajadores sin tener en cuenta el convenio y la cláusula de subrogación, algunos echados a la calle por causas injustificadas, por despido procedente por lo que no cobrarán indemnización y a otros pueden tener problemas a la hora de solicitar la prestación por desempleo, a esto hay que añadir que la empresa tiene previsto reducir la jornada de sus empleados hasta en un 50% con el descenso en la nómina, con lo que cobran un sueldo irrisorio. Por si fuese poco la empresa Eurest en el periodo vacacional de sus trabajadores decidió efectuar los cambios, los trabajadores a su vuelta a la rutina se encontraron la sorpresa, una puñalada trapera, a raíz de estos nuevos cambios laborales los trabajadores organizaron una serie de manifestaciones entre el 24 y el 29 de septiembre para luchar por sus derechos pero no ha servido de mucho, están en la misma problemática y Eurest pasa de ellos.

Anuncios

El clima y los ánimos se han oscurecido más que cuando estaba la anterior empresa dirigida por Arturo Fernández que dejó a deber nóminas, pagas extras y no acometió los aumentos de salario que estaban programados entre los años 2011 y 2013.

Como siempre los afectados son los mismos, los trabajadores y los clientes.