La madrugada del día 16 de diciembre de 2014 comenzó el seguimiento por parte de los Mossos d'Esquadra en Barcelona a un grupo de gente, de los cuales hay detenidos al día de hoy once, entre ellos un bombero que trabaja en el Ayuntamiento. Este grupo de gente está acusado de formar parte de una entidad anarquista, propensa al terrorismo y presuntamente causante de varios atentados donde se ha hecho uso de artefactos de explosión en diferentes cajeros de bancos de Italia, especialmente entre los años pasados de 2012 y 2013. El operativo es llevado a cabo por la policía y la Guardia Civil sobre diferentes lugares de Barcelona, en los cuales realizan los pertinentes registros domiciliarios y detienen a aquellos más peligrosos acusados de cometer alguno de los incidentes en mención.

Anuncios
Anuncios

La mayor concentración de Mossos d'Esquadra se lleva a cabo en una casa okupa, conocida popularmente en la ciudad como la Kasa de la Muntanya, que se encuentra en el número 33 de la avinguda del Santuari de Sant Josep de la Muntanya, ubicada en el barrio de la Vila de Gràcia de Barcelona. Además se han podido revisar la casa de Ateneu Llibertari de Sant Andreu y una en Sants-Montjuïc. Barcelona no ha sido la única registrada, puesto que también se han llevado a cabo diferentes registros en Sabadell, en Manresa y en Madrid, aunque con menos intensidad.

No es poca la cantidad de gente que protesta frente a las casas donde han sido detenidas estas once personas, aseguran que en ellas viven al menos también dos menores de edad. Protestan por la falta de tacto y la poca cautela con la que llevan la misión los Mossos d'Esquadra, puesto que hasta en la madrugada del 16 de diciembre, cuando iban a comenzar el registro de este supuesto grupo anarquista terrorista, se equivocaron de vivienda y tiraron la puerta de dos jubilados mientras dormían plácidamente en su cama, y les causaron un gran susto y los destrozos de la puerta de la vivienda, gastos que obviamente correrán a cuenta de la Generalitat dado lo ocurrido.

Anuncios