Una estudiante española inventa un ratón para personas con parálisis cerebral. Aunque ya existen dispositivos informáticos similares, el de Estrella Fernández es un prototipo de solo 60 euros.

Estrella Fernández una joven de 19 años, comentó a la revista Lecturas que este verano, mientras estaba con sus amigos disfrutando de sus vacaciones, trabajaba en el Grupo de Bioingeniería del CSIC, donde multitud de ingenieros idean objetos y técnicas nuevas para mejorar la vida de quienes sufren parálisis cerebral, más de 120.000 sólo en España. Quería construir un sensor que permitiese a las personas con esa patología acceder a la informática y lo ha conseguido.

Anuncios
Anuncios

Y lo mejor es que su invento es low cost, pues cuesta 60 euros.

Estrella Fernández, estudia el 3er Grado de Ingeniería Biomédica e Ingeniería de Telecomunicaciones de la Universidad CEU San Pablo y el suyo es un proyecto técnicamente sencillo, pero que mejorará la vida de muchas personas con parálisis cerebral, que conservan capacidades psíquicas intactas, pero a las que el cuerpo no les responde, lo que les impide desde caminar hasta manejar un ordenador, un Smartphone o una Tablet.

El sensor de electromiografía de esta joven promesa de Argamasilla de Alba, en Ciudad Real, funciona de forma parecida a un electrocardiograma, solo que, en vez de los latidos, mide los impulsos eléctricos que llegan al brazo y que captan unos sensores en forma de pulsera, dos en el brazo y un tercero en una zona de hueso que puede ser el codo o la muñeca.

Anuncios

El sensor recoge la señal eléctrica de los músculos esqueléticos, la rectifica, la amplifica y la filtra para después digitalizarla y mandarla por Bluetooth a un ordenador, explicó la joven inventora de esta novedosa técnica. Cada contracción muscular es equivalente a un clic. Lo cierto es que existen dispositivos similares en el mercado, aunque su elevado costo es de unos 3.000 euros, lo cual era un obstáculo para la mayoría de potenciales usuarios.

Con su prototipo, Estrella Fernández ha conseguido abaratar enormemente el acceso de estas personas al mundo digital, permitiéndoles disponer de herramientas que hoy en día son básicas tanto para el mundo laboral como para su tiempo de ocio. Comenta que ha aprendido un montón con el proyecto. Además, ayudar a gente con un problema tan grave como es la parálisis cerebral es para ella muy satisfactorio. Emocionada por su invento, donde no lleguen las manos de los enfermos, lo hará un ratón.