Cada cinco años se repite este sacrificio de alrededor de 500.000 #Animales ofrecidos a la diosa Gadhimai. La ofrenda se realiza en el poblado de Bariyarpur, en el Distrito Bara al sur de Nepal. Tras las numerosas polémicas internacionales en contra de esta barbarie monumental que sigue ocurriendo en pleno siglo XXI, el Gobierno de Nepal dejó totalmente prohibido que se grabara o se sacara cualquier imagen en torno al sacrificio Gadhimai.

A pesar de la rotunda prohibición, la organización de Igualdad Animal consiguió grabar y fotografiar las imágenes dantescas de tal panorama macabro, incluso llegaron a utilizar un drone con el que consiguieron planos aéreos.

Cada lustro, alrededor de cinco millones de personas se trasladan al pueblo de Bariyarpur para poder ver en primera persona el sacrificio y poder formar parte de el, mutilando y acuchillando a estos miles de animales inocentes (palomas, cabras, búfalos de agua, corderos...), con el fin, según ellos, de conseguir más salud y bienestar en la vida. Por norma general, mientras que cometen estos crímenes en nombre de la religión, suelen estar bajo los efectos del alcohol, puesto que para ellos es una celebración y motivo de fiesta.

Según el diario publico.es, el ritual es realizado en unas condiciones pésimas de higiene. Machete en mano los hombres van acabando con las vidas de estos animales, que son amontonados sobre la tierra que no puede absorber más sangre. Mientras tanto, niños y demás personas que presencian felices la matanza rodean los charcos de sangre, incluso los más pequeños juegan con partes de sus restos rodeados de moscas.

Por otro lado, el Gobierno la de India prohibió recientemente el transporte de animales hacia Nepal, medida tomada gracias a la insistencia de Igualdad Animal. De este modo, las muertes de estos animales se han reducido en un 69%, si se compara la cifra con sacrificios de años anteriores. Además de esta organización animalista, se han sumado varias más para luchar en contra de esta barbarie y la defensa de los animales, con el fin de que el sacrificio no vuelva a realizarse igualmente dentro de 5 años.