Después de varias semanas de trabajo concienzudo del Cuerpo Nacional de Policía, una redada en Madrid, su periferia y varias provincias limítrofes, ha dado como resultado la detención entre miembros del Frente Atlético de dos individuos, uno de ellos es taxista y reside en Parla.

Entre los registros que se han efectuado, está el del bar "Duratón", un punto de reunión de seguidores del Frente Atlético muy habitual. Todos los detenidos en esta operación llamada "Neptuno", son miembros del Frente Atlético, por lo que el golpe a la peña ultra ha sido bastante importante. La policía se ha servido de las cámaras existentes en Madrid Río y las grabaciones de los móviles para identificar a los intervinientes en la reyerta que acabó con el fallecimiento del hincha del Deportivo, Francisco Javier Romero Taboada.

Anuncios
Anuncios

Después del fallecimiento de "Jimmy", el movimiento ultra en España está viviendo semanas convulsas. Las reacciones por parte de la administración, la #Liga profesional y la opinión pública han puesto en una situación delicada a los ultras. El colectivo del Frente Atlético es el que más ha pagado el cataclismo que ha supuesto la muerte del hincha gallego.

La LFP ha endurecido las medidas contra los violentos, pero todavía no se sabe el alcance con certeza, aunque esta pasada jornada se pudo ver un dispositivo férreo a la entrada del Vicente Calderón. En A Coruña quizás no está teniendo tanta repercusión nacional, pero los Riazor Blues están pasando momentos complicados. Otros estadios dentro de lo que cabe están teniendo menos problemas con los violentos, que prefieren no hacer mucho ruido.

Anuncios

Un tema que ha causado mucha polémica es el de los cánticos de los estadios, por el cual ya se han producido sanciones, caso de la grada del Real Madrid por insultos a Messi y Cataluña o de la del F.C. Barcelona, también por cánticos ofensivos.

Veremos hasta dónde se llega finalmente en el #Fútbol español y si estas medidas han venido para quedarse o son solo una reacción a la alarma social de estas semanas. En algún caso como el del Frente Atlético o Riazor Blues, sí que significa un antes y un después, ya que entre detenciones y escisiones, los grupos corren serio riesgo de desaparecer.