La madre, una joven de 27 años de origen marroquí y del barrio de las Fuentes de Zaragoza, ha pasado a disposición del juzgado número 3 de dicha ciudad, tras ser acusada, presuntamente, de asesinar a su bebe de menos de tres meses el pasado día 21 de noviembre. En estos momentos, se intenta aclarar si también asesino a su anterior hijo y lo intentó con otro que se haya bajo las instituciones tutelares.

En un principio se pensó que la niña había muerto de muerte súbita, pero ahora se sabe a través del instituto forense de Aragón, que la muerte sobrevino por asfixia. Ante estas premisas, la policía investiga la muerte del anterior hijo, considerando que pudiera ser reincidente.

Anuncios
Anuncios

Sopesan que fuera capaz de asesinarlo tambien e intentarlo con el otro.

La investigación se esta centrando, en que en el momento de los sucesos con sus otros dos hijos, tan solo se hallaba la madre con ellos y se negaron a practicar la autopsia por temas de su religión. Quizá si esta vez, no hubieran acudido al médico comentando que había sido muerte súbita, los hechos no hubieran salido a la luz.

Los informes médicos vinculan a "un agente externo" los síntomas que presentaron los bebés de la mujer y ya había pasado el bebé por un episodio similar antes.

Fuentes del caso han dicho que hoy podría levantarse el secreto de sumario, a la espera que declare ante el juez. De momento la "presunta" parricida, ha sido trasladada a las dependencias del centro penitenciariol de Zuera en la capital aragonesa hasta nuevo aviso.

Anuncios

¿Qué pasa con la gente en estos días?¿Hay alguna "droga" rara en el aire que respiramos, que nos hace volvernos malos, o ya lo somos? Querría pensar que es eso, porque de otra manera, soy incapaz de entender estas cosas, que desde luego me superan. Como zaragozana de nacimiento y del barrio de las Fuentes durante cuarenta y dos años de mi vida, leer esto sucedido en mi barrio y en mi ciudad y en mi región, me averguenza personalmente. Me duele pensar que un padre y ya una madre aún peor, pueda matar a sus hijos sin motivo, porque señores, nunca hay motivos para matar a nadie, pero menos a niños que aún no han respirado ese aire contaminado, que es al que quiero culpar de estas cosas.