De nuevo, la noticia de sucesos, se desarrolla en el aire. Tras varios episodios acontecidos en los cielos orientales, esta madrugada del 28 de diciembre, mientras unos acariciamos ya, la nueva entrada del año 2015, nos sacude la desaparición de un avión malasio que se dirigía de Indonesia a Singapur. Todo parecía ir correctamente aunque las condiciones ambientales no eran las más idóneas y así, por lo visto, se hizo saber.

Estando a escasamente una hora del previsto aterrizaje en el aeropuerto, la nave de AirAsia que llevaba 162 personas, perdió el contacto con la torre de control. Un gran mazazo para dicha compañía, siendo la principal en vuelos low-cost de Asia. Dicha compañía, tenía un historial limpio hasta el día de hoy, no habiendo tenido ningún suceso en su curriculum. La búsqueda esta en marcha y la compañía afirma, que el avión desaparecido, por las inclemencias meteorológicas, había solicitado un desvío de la ruta, pidiendo ascender a más altitud, para salvar dichas vicisitudes.

La empresa asegura, que el aparato acababa de pasar en noviembre la revisión pertinente. El mal estado del tiempo sobre el mar de Java, dificulta la tarea de los aviones enviados a recorrer la ruta del desaparecido avión, así como de los barcos que se hallan en su búsqueda. Posiblemente este también halla sido el motivo de tan desastroso suceso. Los familiares, ya están siendo atendidos por expertos trasladados al aeropuerto de Changi en Singapur y al de Surabaya. En este fatídico año 2014 para las compañías malasias, esta será ya, la tercera tragedia aérea. 

En el siniestrado vuelo QZ8501, viajaban siete miembros de la tripulación y 155 pasajeros entre los que se encuentran niños e incluso un bebé. La compañía malasia también confirma, que el piloto, era experimentado con más de 6.100 horas de vuelo. Solo nos queda esperar que todo tenga una buena resolución, y todo aparezca pronto y bien. Deseo que así sea. No queremos terminar el año en vigencia, con más sucesos que lo empañen. ¡Suerte en esa búsqueda!