6:00 am, se empieza a notar el alba en la mañana y todo se avecina normal. Sin embargo, la vida es aquello que sucede mientras hacemos otros planes y día a día se nota dicha frase. Jesús Pérez se levantaba una mañana como otra cualquiera, cuando algo se avecinó diferente. De repente comenzó a oír gritos de un vecino que anunciaba lo que estaba ocurriendo "corred, ¡está ardiendo todo!". Jesús salió corriendo y cuando llegó, la escena era dantestca. Sus 23 vacas estaban cubiertas de fuego, por lo tanto todo estaba lleno de fuego, años de trabajo calcinados ante sus ojos. Debido a este incendio, de sus 23 vacas, solo 7 sobrevivieron, ya que las que no murieron calcinadas en el acto, tuvieron que ser sacrificadas a posteriori debido a que el grado de sus quemaduras era más que importante.

Anuncios
Anuncios

 

Jesús Pérez estaba en ese momento devastado, toda su vida en el campo había quedado reducida a cenizas, sin embargo, algo cambió. Debido a una iniciativa popular, sus vecinos de una pequeña localidad de Cantabria se pusieron manos a la obra a intentar paliar dicha situación aportando una pequeña gota cada uno. Así, sus vecinos le donaron en los posteriores días 13 vacas en total, cada uno en la medida de sus posibilidades, de manera que Jesús Pérez volvió a tener un número relativamente considerable para poder continuar con su tarea diaria.

Pero no solo eso, por iniciativa popular también, crearon una cuenta bancaria donde cada miembro del pueblo o quien estuviera interesado en poder ayudarle podía ingresar la cantidad que deseara, de una manera altruista. Así llegó a conseguir el número de vacas suficiente para que dicha catástrofe fuera menos dañina para su economía, así como el dinero para poder, de una manera o de otra, conseguir reparar su granja y poder retornar su trabajo de una manera aceptable. 

 El pueblo se volcó completamente para apoyar a Jesús, intentando paliar lo máximo posible su tragedia y al final, con un goteo constante de ayudas por parte de todos los vecinos, consiguieron arreglar su situación y que de algo muy malo se consiguiera algo muy bueno, que es la cooperación ciudadana.