Paralizada de un lado por un derrame cerebral y apenas sin capacidad para hablar, a Tin Hlaing la dejó al lado de una carretera para que se muriera su propio hijo.

La mujer, de 75 años de edad, sólo sobrevivió porque un extraño se compadeció de ella mientras estaba tumbada en la calle y la llevó a una casa de reposo llamada Twilight Villa, cerca de Yangon, #Myanmar.

Envejecer en un país empobrecido

No es un caso aislado, su historia es cada vez es más común en un país empobrecido que lucha por hacer frente a una población cada vez más envejecida que a su vez hace presión a una sistema de salud anémico.

La vicepresidenta de Twilight Villa, Khin Ma Ma, dijo que muchos de los residentes, como Tin Hlaing, llegan aturdidos y enfermos después de ser abandonados por sus familiares.

Anuncios
Anuncios

'Ella estaba en un estado terrible: desorientada, deshidratada y, sobre todo, muy enojada', dijo Khin. 'Era imposible comunicarse con ella'.

Esperar la muerte

Establecida en 2010, la casa para ancianos ya cuida a 120 personas mayores de 70 años y tiene a más de 100 personas en su lista de espera. Las salas están llenas de camas, a sólo unos pocos centímetros de distancia, llenas de ancianos que se sientan mirando al espacio o se acurrucan bajo mantas.

En una de ellas, una anciana frágil susurra al oído de una sonriente muñeca de plástico, su única compañera desde que se trasladó a la instalación desde el cobertizo que solía ocupar en el patio trasero de su familia.

Khin recuerda a otra mujer que fue arrojada desde un automóvil al lado de un vertedero, donde fue encontrada cubierta de cortes y marcas de mordidas de ratas.

Anuncios

Llegó al asilo, pero sólo sobrevivió unos meses. 'A veces sólo encontramos una pequeña nota en sus bolsillos con su nombre y edad. Eso es todo. Cuando les hacemos preguntas, ni siquiera pueden responder ', 'los ancianos no deben ser tratados de esta manera en una sociedad civilizada y los que los abandonan deben ser procesados'.

'La realidad económica obliga a muchas personas a seguir trabajando aún en la vejez para sobrevivir', dijo Janet Jackson, representante del UNFPA en Myanmar. 'Esto recalca de la necesidad de unos servicios sociales adecuados y políticas que sirvan para los ancianos'.

Tradicionalmente, la mayoría de los ancianos son atendidos por sus familias, pero las presiones de la #Pobreza, la inflación de dos dígitos y la rápida urbanización significa que más y más personas están abandonando a sus familiares. No tenemos a dónde ir. Hemos venido aquí a esperar a morir ', dijo Hla Hla Shwe, que ha vivido en otra instalación en Yangon administrada por monjes durante los últimos tres años.

Anuncios

'Aquí nos sentimos menos solos y la gente nos alimenta, gracias a las donaciones', agregó un anciano de 85 años.

Residencia para actrices

Pero al este de Yangon, Myanmar, un grupo de actrices están encontrando consuelo durante sus años crepusculares.

Instalada por la ex reina de la pantalla Nwet Nwet San en un pedazo de tierra donado, 'Villa de la Madre' se ha convertido en un refugio para más de 20 estrellas de cine ya envejecidas.

'Los últimos años pueden ser muy difíciles, incluso para las ex actrices', dijo la fundadora de 77 años. 'Vi a algunas personas morir en condiciones terribles, así que decidí establecer este lugar'.Dentro del edificio las estanterías están llenas de premios y objetos de cine, mientras que las fotos de las mujeres vestidas con trajes glamuroso en su apogeo adornan las paredes.

Hoy en día a menudo se visten con los mismos trajes y maquillaje para divertirse, e incluso han creado una compañía de baile que cada año actúa en las celebraciones del festival de agua de Myanmar [VIDEO].

'No tenía a dónde ir, pero aquí estoy contento con mis amigos', dijo la residente Moe Thida Moe, de 73 años, quien recientemente sufrió un accidente cerebrovascular. #ancianosabandonados