Muchas parejas deciden probar con la pornografía y ver una película X con su pareja; pero, aunque no se lo crean, hay muchas más oferta de la que ofrecen portales como Xvideos.com o Pornotube. Y, es que el #porno ha dejado de ser algo que sólo se podría disfrutar en las controvertidas salas de cine X o en los cuartos prohibidos de los videoclubs, cuando existían.

Ahora mismo, existen numerosas plataformas digitales, donde gratuitamente o previo pago de una determinada cantidad, se puede ver cine porno. Por desgracia, en España, el cine porno no ha logrado profesionalizarse, como en otros países, y sigue siendo algo "underground" o cutre; mientras que, en países como los Estados Unidos ha llegado a evolucionar, realizando cine erótico- pornográfico de calidad, con buenos profesionales, donde se cuenta una historia y se cuida el ambiente para caldear a los espectadores.

Anuncios
Anuncios

Y, por supuesto, más enfocado a poder ser disfrutado en pareja y no en soledad.

Por otro lado, cada vez hay más creadores que realizan contenido con el objetivo de estimular y seducir a las mujeres, cuya sexualidad y forma de excitarse, es completamente diferente al de los hombres (son menos visuales y necesitan más cuidar el ambiente). Si tienes confianza con tu pareja, puedes poner encima de la mesa la idea de ver una película porno y, de esta manera, que aumente vuestro repertorio en el campo sexual. No deberíamos abordar el tema de golpe, sin más, ya que puede ser incómodo. Se recomienda haber hablado sobre qué es lo que nos excita, cuáles son nuestras fantasías sexuales y dejar fluir el tema, de manera natural.

Eso sí, si alguno de los dos, mientras está viendo la película, se siente incómodo, no le gusta lo que está viendo, es mejor parar y no presionar, ni intentar manipular.

Anuncios

Cada persona es diferente y puede tener distintos puntos de vista o sentirse incómodos ante este tipo de contenidos. Si decidís hacerlo, visionar la película es un lugar de total confianza, en vuestra intimidad y un día en el que tengaís tiempo de sobra. Si alguno de los dos se ruboriza o se incómoda, ante lo que ve, es mejor parar la experiencia.

En este tipo de vivencias hay que dejar los tabúes fuera y aprender a reírse de la situación. Si disfrutais, acabaréis poniéndoos a tono, y no tendréis en cuenta la película. Si por el contrario, no habéis disfrutado como pensabais, no pasa absolutamente nada. En la vida sexual de una pareja, no hay manuales de instrucciones ni fórmulas mágicas. ¿Has probado algo así con tu pareja?

¿Crees que ver pornografía puede ser positivo para la #vida sexual de una pareja?

¿Piensas que el cine porno sigue siendo cutre, o crees que es de mayor calidad, comparando con el que se hacía hace unos años? #Sexo