Hay noticias que nos ponen los pelos de punta y, en este caso, nos encontramos con una noticia escalofriante.

Estamos hablando de unas muñecas realizadas en silicona y plástico, como cualquier otra. Pero, no estamos hablando de muñecas normales. Estamos hablando de pedo-dolls o muñecas para pedófilos, que se fabrican en el continente asiático.

La alarma ha llegado desde #Noruega: son muñecas que tienen un realismo increíble, ya que parecen niñas o niños, de edades entre seis y diez años de edad, pesan menos de veinte kilos y poseen todo lo necesario para poder mantener relaciones sexuales con ellas: ano, vagina, pelo o uñas.

Anuncios
Anuncios

Y, el aviso viene por lo siguiente: el número de esta muñecas, que están pasando por las aduanas europeas, está aumentando de una manera exagerada en un período de tiempo muy corto. Al investigar quiénes son los remitentes se ha descubierto que algunos de los compradores son personas que tenían condenas por delitos sexuales y/o, incluso, estaban en contacto permanente con niños en su círculo familiar.

El problema de los cuerpos de seguridad es que no hay ningún tipo de registro de este tipo de muñecas; pero,se sabe muy bien para que se compra.

También en España ha aumentado el número de estas muñecas que llegan a las aduanas.

Todas estas muñecas proceden del continente asiático de fábricas de China o de Taiwan.

Sus fabricantes se defienden asegurando que gracias a la fabricación de estas muñecas los pederastas y pedófilos no hacen daño a niños reales.

Anuncios

Pero varios estudios realizados por las autoridades noruegas demuestran todo lo contrario, que aumentan los casos de abusos sexuales a niños. Además, se está cometiendo un delito al sexualizar el cuerpo de los menores.

Las pedo-dolls se hicieron muy populares entre los propios pedófilos del continente asiático y gracias a que las compras por Internet permiten adquirir cualquier producto, sea cual sea su país de procedencia, ha hecho que su presencia se haya hecho cada vez más popular en los países de Occidente, lo que hace que aumente el peligro y se está dando respuesta a una demanda que cada vez va a más, o sea, que hay más pedófilos.

Noruega ya está llevando a cabo una investigación para poder parar esto, ya que, en su código penal se castiga toda producción de abuso sexual infantil o aquellas representaciones que sexualicen el cuerpo de los menores.

Eso sí, la pregunta es la siguiente: ¿Cuántas muñecas deben pasar por nuestras aduanas, para darnos cuenta de que estamos ante un problema real, que está delante de nosotros y que está poniendo en riesgo la vida de los menores? #pederasta #Muñeca