Libertad provisional bajo fianza de 150 mil euros para Miguel Ángel López. Así lo ha determinado el juez que lleva la causa del asesinato de María del Carmen Martínez, viuda de Vicente Sala.

Pese a lo que se preveía, luego de una semana de interrogatorios que han ido desde los hijos de la víctima a investigadores policiales, el magistrado le ha otorgado al principal sospechoso, la libertad provisional. Las medidas cautelares para que Miguel Ángel López regrese a su domicilio incluyen el pago de una fianza de 150 mil euros y una orden de alejamiento de la empresa que tenía a cargo, NOVOCAR, que es donde se produjo el asesinato.

José Luis de la Fuente, juez a cargo de este #Crimen, ha decidido que López, además de cumplir las otras medidas cautelares ya citadas, se presente una vez por semana a los juzgados.

El Magistrado ha tenido en cuenta las declaraciones de los testigos, tres empleados del concesionario, dirigido por Miguel Ángel López y lugar del crimen, el testimonio de las hijas (a favor de la inocencia del único acusado) y el del hijo de María del Carmen y su tía, que insisten en que el autor de los disparos ha sido el esposo de la hija menor de Martínez.

Lo llamativo, es que antes de conceder la libertad provisional, José Luis de la Fuente, ha tomado declaración a los dos primeros agentes policías que llegaron a la escena del crimen, al jefe de la inspección policial y al secretario de este.

También tiene los resultados de una prueba ocular y un hecho fundamental, la desaparición del arma con que se hicieron los disparos. Aún no se han entregado los resultados del ADN hallado bajo las uñas de la víctima, solo se conoce que es una persona de sexo masculino.

El martes pasado, cuando la policía declaraba, el abogado defensor cuestionó profundamente la investigación y los indicios que según la benemérita recayeron directa y solamente ante Miguel Ángel López. El reclamo del abogado defensor, se posa en los escasos motivos, según su parecer, que la investigación encontró para no abrir otras líneas y acusar solamente a López.

Al parecer, las explicaciones de los policías intervinientes en la declaración, no conformaron al Juez, que este lunes le ha otorgado la libertad provisional bajo fianza al único sospechoso de matar a María del Carmen Sala.

Algunos de los testimonios que, la pasada semana escuchó el magistrado, han revertido una decisión que parecía inquebrantable.

Un matrimonio amigo de la familiar, reveló que durante el velatorio, Miguel Ángel presentaba un comportamiento extraño, y habría afirmado que “ya sabía que la policía lo iba a detener”.

La empleada de NOVOCAR encargada de llamar a María del Carmen para que pasara a buscar el vehículo por el concesionario, ratificó ante el juez que no puede afirmar que le dijese a la víctima que pasara por este a última hora de la tarde. Por otra parte, el jefe del taller, confirmó a la policía y el juez que durante la semana previa al crimen, su jefe estaba muy alterado y nervioso.

Los indicios de la policía no carecen, bajo ningún punto, de valor ni veracidad. Lo que el Juez necesita es nuevas pruebas que justifiquen la detención de Miguel Ángel López.