Una linda costumbre que tenemos mis #Amigas y yo es reunirnos en Diciembre. En estas amenas reuniones siempre salen diversos temas a relucir: a veces hablamos de las cosas que hacíamos cuando estudiamos en la Universidad, de política, de la amistad,… pero esta vez salió el tema de la #Religión, algo no muy común.

En esta conversación descubrí que dos de mis amigas son bastantes respetuosas de la Religión y tratan de cumplir con los preceptos de la Iglesia Católica yendo a misa, rezando el Rosario y quién sabe cuántas cosas más. Otra amiga no cumple mucho porque no va a misa y se confiesa directamente con Dios.

En mi caso yo fui muy contundente al decir que soy muy espiritual, pero nada religiosa y que mi modo de vida es darle gracias a Dios por todo lo que me ha dado, hacer el bien a la gente y más aún, no hacerle mal a nadie, no voy a la iglesia siempre ni me confieso porque soy divorciada y no me es permitido hacerlo.

Anuncios
Anuncios

En medio de esta conversación mi amiga, muy de la iglesia, trataba de explicarme que hay que cumplir con todo lo que manda la Iglesia y no sólo con lo que a uno le conviene y de ahí mi pregunta: ¿Hay alguien capaz de cumplir con todas las leyes de la Iglesia a cabalidad?

¿Quién puede tirar la primera piedra y decir que cumple, punto por punto, cada norma, regla y precepto de la Iglesia a la cual pertenece?

Me opinión es que somos seres humanos e imperfectos y que no hay nadie incapaz de tener un mal pensamiento en el transcurso de su vida, no hay un ser humano cuyo comportamiento sea del agrado de todos quienes lo rodean y que jamás le haya hecho daño a nadie de una manera u otra.

¿Quién no ha caído en la tentación de un beso prohibido, de comerse un dulce sufriendo de diabetes? ¿Quién no ha sentido lujuria cuando se le ha acercado una persona con quien ha sentido una química irresistible? Hay que recordar que existen los Pecados Capitales: la soberbia, la avaricia, la envidia, la ira, la lujuria, la gula, la pereza ¿Quién no ha cometido alguno de ellos?

Qué tire la primera piedra el Santo que cumple con todas las leyes de la Iglesia.