Todos y todas lo deseamos: queremos que nos toque a nosotros la Lotería de Navidad y que nuestras fiestas se conviertan en 'magia'. Para cualquiera de nosotros, ganar la lotería es una utopía, a no ser que tengamos la suerte que tuvo Richard Lustig, ¡ganar la lotería 7 veces! Pero mirémoslo por el lado positivo - al menos no hemos perdido nada más que nuestro billete o billetes como le pasó a los siguientes personajes:

Callie Rogers

Esta joven tenía tan sólo 16 años cuando tuvo la suerte de ganar 2 millones de euros en la lotería del Reino Unido en 2003. Tras ello, Rogers tuvo dos hijos con un adicto y despilfarró todo su #Dinero con 22 años en cocaína, fiestas, vacaciones y regalos para su familia y amigos.

Anuncios
Anuncios

¡Ah!, y en unos aumentos de senos, cosa que puede que siga disfrutando hoy en día. Lo último que se conoce de ella es que trabaja como empleada doméstica sin ningún penny en su cuenta bancaria.

Michael Carroll

Carroll era un simple basurero cuando a la edad de 19 cuando en 2002 ganó el premio de 10 millones de libras en Gran Bretaña. De repente, su vida 'discreta' empezó a transformarse en fiestas, prostitutas, coches, y demás. Esto hizo que en tan sólo 5 años perdiera todo lo que había ganado. Y ¿saben qué pasó? Tras perderlo absolutamente todo, volvió del mundo de los millones a su antíguo trabajo de barrendero.

Sharon Tirabassi

La madre soltera de clase obrera ganó 10 millones de dólares en 2004. Tirabassi se compró una casa inmensa, varios coches de lujo, ropa de marca y organizó fiestas desmesuradas.

Anuncios

Diez años más tarde, en 2014, volvería a viajar en autobús para poder llegar a su trabajo, con el propósito de pagar el alquiler del 'pequeño' lugar en el que vive ahora. Ahora viaja de nuevo en autobuses públicos, trabaja medio tiempo y vive en una casa alquilada.

Jeffrey Dampier

Para este protagonista, ganar la lotería le costó la vida. Él era humilde y muy buena persona, por lo que tras recibir su premio de casi 14 millones de euros de la lotería, compartió el premio con su familia y amigos, dándoles parte de dicho premio. El problema fue que algunos de sus amigos querían más de lo que les había dado. En 2005, Jeffrey tomó la decisión de invertir casi todo su dinero en una cadena de palomitas. Parece ser que su decisión no le gustó a su hermanastra, porque inmediatamente después le disparó en la cabeza. Parece ser que no le dió tiempo a comer muchas palomitas. Ella se encuentra en la cárcel hoy en día.

Andrew Jackson Whittaker Jr.

Este padre de familia ganó en 2002 uno de los premios más grandes que se han dado en la historia de las loterías: ¡215 millones de euros! Su mentalidad era un tanto 'imprudente' y pasó a vivir la vida de los ricos.

Anuncios

¡Llegó a gastar en una noche 70.000€ en un club de striptease! A parte, le gustaba mucho el casino. No se le dió bien, sin embargo, y en el transcurso de 4 años los casinos le 'ahogaron' en demandas, por lo que su fortuna se esfumó. A esto hay que sumarle que su nieta murió de sobredosis de cocaína, en una de las fiestas organizadas por el mismo Andrew.

En resumen, el problema que hubo en los 5 casos anteriores es el de que todos quisieron vivir la vida y cumplir sus sueños, sin invertir nada y sin asegurarse con cara al futuro. La mayoría aprendieron su lección muy tarde, ya que se creyeron que ganando el premio se convertirían en inteligentes, sin necesidad de tener que seguir aprendendiendo. Y tú, ¿tienes ya pensado qué harías si te tocara la lotería? No tengas prisa y piénsatelo dos veces. #Loteria de Navidad #Navidad