Efectivamente, en 1968, la #Homosexualidad fue catalogada como una enfermedad mental en el Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Aun habiendo sido punto de mira para la ciencia y considerada un trastorno desde el siglo XIX, castigada por la Iglesia y por la ley, no existió una base científica sobre esta teoría. Es más, el primer facultativo que usó el término "homosexual" no la etiquetó como enfermedad. Havelock Ellis y John Addington Symonds, explicaban en el libro, Sexual inversion que la homosexualidad era algo innato, por lo cual no podía considerarse ni trastorno mental, ni delito.

Anuncios
Anuncios

Cabe destacar la carta que escribió Sigmund Freud en 1935, en la que defendía su postura ante "una variación de la función sexual producida por una detención del desarrollo sexual", explicando que todos nacemos bisexuales, pero son nuestras experiencias personales las que van definiendo nuestra preferencia sexual. Haciendo hincapié en la injusticia de perseguir la homosexualidad como un crimen y nombrando a diversas celebridades y personajes respetables que fueron homosexuales, tales como Platón, Miguel Ángel, Leonardo Da Vinci, etc.

Desde los años antes de Cristo, se han venido dando múltiples casos de homosexualidad, pasando por grandes emperadores como Julio César o Alejandro Magno, hasta el mítico filósofo Sócrates o el genuino William Shakespeare. Al igual que tuvo cabida el amor lésbico, aunque no tan sonado como los idilios entre varones.

Anuncios

Safo de Mitilene fue un gran referente para el amor entre mujeres, poetisa que habitaba en la isla de Lesbos.

No es tan loco entender que la sexualidad forma parte de las pasiones y sin razones del ser humano, algo que nos atañe desde los comienzos de la historia humana. No puede ser una moda, ni un trastorno, ni mucho menos, un delito. De locos es darse cuenta de la involución en la que a veces se ve envuelta la sociedad, o más bien, la raza humana en general.

Variadas ramas científicas continuaron estudiando la homosexualidad en el siglo XX, sin encontrar evidencias que apoyasen la idea de que fuese una enfermedad. La falta de pruebas objetivas que lo demostrasen y la presión política de los grupos activistas pro gay en E.E.U.U., provocó en 1973 que se removiese la homosexualidad del Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, practicándose al año siguiente una votación debido a los múltiples psicoanalistas, terapeutas y psiquiatras que se opusieron a tal decisión. Votación en la cual la mayoría decidió que se retirase la homosexualidad del manual.

Anuncios

El 17 de mayo de 1990 la OMS eliminó esta preferencia sexual de su lista de enfermedades.

Durante siglos y siglos han existido detractores y simpatizantes de esta tendencia sexual. Afortunadamente, la mentalidad ha cambiado notoriamente en este aspecto y actualmente podemos disfrutar de nuestra libertad sexual, pero aún resta por ahí, en algún foro o en algún café, el típico cromañón que piensa que los homosexuales estamos enfermos, o incluso peor, los que nos quieren "ayudar a salir de ahí".

¡Señores! ¡Señoras! No sufran por nosotros. Estamos bien. Es más, estamos muy bien. Siendo nosotros mismos, aunque estemos en la era de Cristo. #libertadsexual