El juez que determinó que la niña de 14 años que padecía un cáncer terminal cumpliera su voluntad de criogenizarse, asume que se planteó ciertos aspectos fundamentales para basar su decisión.

Si la ciencia lo permite y dentro de varios años, la joven inglesa puede volver a la vida, como tantos otros pacientes que aguardan crionizados, ya no habitaran un mundo conocido. Y no solo por los avances tecnológicos, sino por los lazos humanos y afectivos. El tiempo con el que se especula, la adolescente podría ser descongelada por haberse hallado una cura para su enfermedad son 200 años. La niña despertará en un país diferente, sin amigos, ni familia.

Anuncios
Anuncios

Además, el personal médico y sanitario que intervino en el proceso inmediato a la muerte de la pequeña, no contaba con una regulación que les permitiera seguir un protocolo conocido. Regular de manera adecuada esta práctica que amenaza en convertirse con el correr de los años en algo más habitual de lo que resulta en la actualidad es fundamental.

Aunque existen dos centros mundialmente reconocidos dedicados a esta especialidad, uno en Michigan y otro en Arizona, se cree que existen otros, alrededor de 10, que también practican este procedimiento. #Enfermedades #Enfermedades raras