Los estudiantes-alumnos con problemas de TDAH, tienden a emplear muy poco tiempo los estímulos, y cometen errores más comúnmente que los reflexivos. Debemos tener conciencia de los procesos que tenemos que utilizar, para el aprendizaje y aprender a controlarlos y optimizarlos.

Aquí te dejamos 10 técnicas para utilizar dentro del aula y poder canalizar mejor sus acciones:

Normas claras: Tener las normas claras dentro del aula, y concienzar sobre las consecuencias de no cumplirlas. Siempre en positivo, que sean cortas y claras.

Hacerlos reflexionar: Hacer una pregunta e invitarlos a que piensen, y responder luego. Hay que hacer que se tomen su tiempo antes de responder a cualquier ejercicio.

Anuncios
Anuncios

La primera respuesta no debe ser buena y hacer que vuelvan a responder.

Ayuda para recordar: Hacemos que escriba lo que quiere decir, así estamos seguros que van a respetar el turno y no olvidaran lo que anotaron.

Generar alternativas: Planeamos un ejercicio donde reflexionen, después hacemos que evalúen su conducta sin sentirse los culpables, pero si haciéndoles saber que hay otras posibles situaciones. Aquí podemos analizar las consecuencias del problema y creando alternativas de soluciones, y llegar a la mejor opción para resolver el problema.

Hacerlos participar (modelo): El profesor hace el ejercicio al frente y corrigiendo las estrategias que se utilizan para la solución. Aquí el principal objetivo es ser el modelo, para que vean como debe realizarse el ejercicio, y nos imiten (autoinstrucciones).

Anuncios

Autocontrol (favorecer): Con el ejercicio anterior de autoinstrucciones, hacemos que el alumno cambie las verbalizaciones internas que aplica cuando hace cualquier tarea o ejercicio, y las sustituya por las adecuadas para controlar su conducta y llevar al éxito de la actividad. La finalidad es concientizar el lenguaje autoguía, para que les ayude a organizar su pensamiento y tengan una forma ordenada de realizarlo el ejercicio.

Reforzadores: Hay que utilizar reforzadores de conducta, por ejemplo: “¡Muy bien!, gracias a que han completado todo en silencio y sentados, terminamos a tiempo”, Elogiar al alumno que hace todo bien en el momento en que veamos una mala conducta de otro compañero, esto le sirve de modelo.

Conductas inadecuadas (hablar): Primeramente, siempre en privado. No hacer comparaciones con otros compañeros. Siempre comentarios positivos, evitar ironías, alzar la voz. No hacerle creer que es el malo, si no plantearle que tuvo un momento donde se portó mal pero que se puede solucionar si se empeña.

Anuncios

Debemos hacerle entender, aunque sabemos que tiene dificultades para su control, que todo lo que hace tiene sus consecuencias.

Autoestima: Hay que sustituir el verbo “ser” para utilizar el verbo “estar”, esto para cuidar su autoestima e comunicarle el comportamiento deseado. Ejemplo: “soy un alocado”, es mejor decir “Estoy alocado”. También pueden ser muy útil las señales como aviso, con algún movimiento en concreto del profesor. Es discreto y suele pasar desapercibido por los demás alumnos. Ej.: “Cuando me veas que te observo y muevo mis lentes de arriba abajo”

Semáforo: Esta es una estrategia muy útil, la técnica del semáforo. Es muy simple: trata de avisar a los alumnos o niño (dar feedback) cuando empiezan cierta actividad. El verde significa todo excelente, amarillo cuidado, algo no está del todo bien y el rojo que es una conducta mala. El semáforo es adecuada para las dinámicas grupales donde participan todos con ciertas instrucciones y con esto hacer una autorregulación en el caso de que haya conflictos. #escuela #Educación