Londres, París, New York son ciudades icono que ejercen un poder de atracción e influencia sobre personas de diferentes partes del mundo. Esta capacidad de seducción de los aludidos espacios urbanos se debe, según elsociólogoo, Ingo von Sundahl al "efecto llamativo de estas urbes" respecto a otras grandes ciudades. Explica que "la forma de medir este parametro es la proyección del valor simbólico de un lugar al exterior y el provenir de sus visitantes".

El experto señala que "ciertos equipamientos" de determinados lugares "atraen a tantas personas, con tanta frecuencia y a lo largo de un tiempo especificado" que les convierte ensingularess.

Anuncios
Anuncios

A este aspecto hay que añadir "el criterio que se aplica al definir el valor simbólico de un lugar. ¿Vale igual un museo de arte, un estadio defútboll o la industria de moda?". Finalmente, sentencia que es "útil considerar hasta qué punto un lugar ha sido capaz de venderse". "El nombre de la ciudad se convierte en una marca, que se puede vender y que añade valor simbólico a casi cualquier producto", puntaliza el sociólogo. #Sociedad