Caroline tenía 14 años cuando sus padres dejaron de verla. La niña, de Sabadell, pidió permiso para salir el sábado por la tarde. La primera parte del plan, ir a casa de su amiga, luego ir hasta el centro, salió bien. Sin embargo, la segunda parte, que bien podría haber sido una travesura adolescente, desencadenó el desconsuelo de una familia que nada sabe de su hija desde marzo del 2015.

Caroline llamó a su madre al anochecer de aquel sábado para pedirle permiso y quedarse a dormir en casa de su amiga. La intención de la joven era quedarse con otros jóvenes, haciendo botellón durante toda la noche. La madre comenzó a preocuparse el domingo por la mañana cuando la niña no regresó a comer.

Anuncios
Anuncios

La amiga reconoció la mentira y junto con otros testigos pudieron reconstruirse los últimos minutos de Caroline.

La niña corre junto con otros jóvenes cuando ven llegar un coche de policía en la zona donde bebían. Uno de esos chicos que escapa con ella, dice que Caroline le avisa que está cansada y va a esconderse debajo de un coche. Al muchacho lo han interrogado varias veces, y aunque habría sido uno de los sospechosos, no hay pruebas que lo inculpen. #Diana Quer