A menudo recuerdo a “doña María”. Mi profesora de 3º y 4º de EGB. Me marcó. Aprendí mucho con ella y aún recuerdo como si los hubiera aprendido hoy mismo, varios trucos que nos enseñó para recordar reglas gramaticales, geografía…

No fue la única que me marcó y estoy segura de que todos recordamos a algún profesor o profesora que nos dejó huella. Alguien que se atrevió a hacer de sus clases algo distinto a lo establecido y cuyas enseñanzas todavía perduran, aunque las aprendiéramos hace más de 25 años. Son esos profes de los que solemos decir que “tienen vocación”. No hacen de su trabajo una rutina, disfrutan enseñando y se esfuerzan porque sus alumnos disfruten aprendiendo.

Anuncios
Anuncios

A este grupo de súper profesores, pertenece sin duda Alfredo Corell, Licenciado y Doctor en Biología por la Universidad Complutense de Madrid y Profesor Titular de Inmunología (acreditado a Catedrático) de la Universidad de Valladolid y formador de formadores.

Fue en el mes de septiembre, en un evento TEDx en Valladolid, donde animó a sus colegas a innovar en los métodos de enseñanza y para ello habló sobre su particular, efectiva y eficaz forma de entender y llevar a cabo estos métodos. Según Corell, la clave es muy sencilla, integrar en el proceso educativo todos los avances tecnológicos de los que disponemos: internet, redes sociales, creación de vídeos originales y muy didácticos en youtube, que traducen a varios idiomas, y sobre todo, recalca, no olvidar a los estudiantes, hacer que se involucren en el proceso.

Anuncios

Porque los estudiantes son “los cómplices imprescindibles en la innovación educativa”. Porque sin ellos, dice: “falta Vangelis en Carros de fuego, falta Sam en El Señor de los Anillos, falta la audiencia de TEDx…”

Terminó emocionado y emocionando.

“Algunos se enamoran tanto de lo que estudian, que aprenden porqué y para qué lo estudian y esos son los que te cierran el ciclo educativo con mayúsculas.”, dice Corell. Habría que decirle, que profesores como él, hacen que ese ciclo educativo sea maravilloso e inolvidable. #tecnología #AlfredoCorell #Educación