El día de hoy es el día que usamos para reivindicar el fin de la violencia contra las mujeres. Hoy, muchas de nuestras ciudades se van a vestir de morado y van a ser surcadas por oleadas de manifestantes clamando por el fin de esta lacra. No será raro ver en esas marchas, #marchas por la dignidad las llamaría yo, algún que otro político y seguramente los noticiarios de esta noche empiecen dedicando un espacio a estas manifestaciones. No se han enterado de nada.

Acabar con la violencia machista es un imperativo social en nuestros días y lo es por dos motivos fundamentales. El primero es que una sociedad democrática no puede permitir la violencia entre sus ciudadanos.

Anuncios
Anuncios

El segundo y más importante, en el siglo XXI es impresentable que se ejerza violencia contra las mujeres con el fin de mantener los tradicionales roles de dominación sexual. Eso es por lo que esta violencia se llama #violencia machista, que no nos engañen. De lo que hablamos es de una violencia ejercida para mantener una injusta distribución de poder entre los sexos.

Es esta realidad la que pasa desapercibida, tal vez de forma intencionada, para nuestros políticos y los medios de comunicación, los grandes actores de hoy. Entiéndaseme bien, en Grecia el actor era el que actuaba tras una máscara, por eso se le llamó “hipócrita” y como en los tiempos de Sófocles o Eurípides, medios de comunicación y políticos, actúan tras una máscara de falso compromiso por la eliminación de la violencia machista.

Anuncios

Los comunicados de los políticos y las acciones de las empresas de comunicación transmiten un mensaje constante de condena a este tipo de violencia, pero sus acciones van por otro camino. Ejemplo de ello es la pasividad del gobierno frente a la injusticia que se comete con las mujeres a la hora de ser retribuidas por su trabajo. Es también violencia machista que las mujeres, sólo por ser mujeres, ganen hasta un 30 por ciento menos que sus compañeros varones por desempeñar la misma función, es también violencia machista que un señor se atreva a decirle a las mujeres lo que pueden y no pueden hacer con sus cuerpos ¿le diría lo mismo a un varón? Es también violencia contra la mujer que en programas de televisión, la voz cantante la lleven los presentadores y las presentadoras hagan de floreros, por no hablar de populares series de televisión, donde las mujeres son pintadas como ganado a disposición de un macho alfa.

Hoy es el día contra la violencia machista, hoy nos manifestaremos en las ciudades de España, las teñiremos de morado, la pregunta es ¿Estarán con nosotros nuestros políticos y los periodistas o como viene siendo costumbre, se esconderán bajo proclamas y palabras vanas? Eliminar la violencia contra las mujeres requiere el esfuerzo de todos y de todas y los medios y los políticos podrían hacer algo más que hablar, necesitamos una voluntad real para actuar. #feminismo