Fue descubierta aproximadamente en el año 2009 y popularizada por el activista ecológico e investigador oceánico Charles Moore, aunque había sido predicha en el año 1988. Se localiza entre las coordenadas 135º a 15º  O y 35º a 42º N en el centro del #océano Pacífico Norte. Tiene una extensión de 1 400 000 km cuadrados (aproximadamente como la Península Ibérica) y está constituida por concentraciones muy altas de #plástico suspendido.

Su formación ha sido de tipo gradual, se calcula que comenzó en los años 50 (recordemos los años de eclosión del uso del plástico)  y se ha formado por la acción del vórtice subtropical del océano Pacífico, es decir, por el giro de las corrientes que consiguen agrupar los residuos en una zona de convergencia.

Anuncios
Anuncios

En realidad no se trata de una isla al uso, sino de dos grandes zonas, prácticamente invisibles desde las fotografías de satélite.

Se calcula que, en los últimos 15 años,  han muerto alrededor de un millón de aves marinas y miles de mamíferos por su causa.

En enero de este año se reunió el Foro Económico Mundial de Davos y calculó que para el año 2050 el peso del volumen de los plásticos que contienen los océanos superará al de peces de seguir contaminando al mismo ritmo. Desde el mismo foro apostaban por “repensar totalmente el sistema de empaquetamiento y de los plásticos en general”. Y es que no podemos obviar que el problema fundamental viene desde tierra firme y que no se resolverá a no ser que desde los gobiernos se empiecen a tomar medidas y establecer políticas de concienciación a la ciudadanía.

Anuncios

#Contaminación