The World Association of Sign Language Interpreters (#Wasli) prioriza los derechos de las personas sordas al margen del desarrollo profesional de los intérpretes de la lengua de signos de cada país del mundo. Estos profesionales,  según fuentes de la organización, “están trabajando para apoyar los derechos humanos" del citado colectivo.. 

 En esta línea, el código ético que se impulsa desde la asociación internacional conlleva asumir que el papel del intérprete es interpretar entre las personas que usan un “lenguaje de señas y un lenguaje hablado” así como dar la información exacta y completa  tanto a los #Sordos como a los oyentes.

Anuncios
Anuncios

 La asociación, asimismo, estima que es importante que el intérprete se centre en realizar su trabajo de "forma imparcial”; es decir incluir toda la información “contextual “ para alcanzar los objetivos de comunicación de los actores implicados en el proceso comunicativo. Es, además, un objetivo crucial que este colectivo sea consciente de cómo tomar “decisiones éticas” así como no invalidar el “rol de liderazgo” de las personas con discapacidad auditiva en  cualquier contexto social.