Lassina Dembelé, profesor de matemáticas, 48 años, nacido en Costa de Marfil pero que tiene nacionalidad canadiense, ejerce en la Universidad británica de Warwick. Va en silla de ruedas. Volvía a su país en avión, después de visitar a un colega matemático en Barcelona, y al pasar los controles en el Aeropuerto de El Prat de Llobregat, le pasó algo muy desagradable.

El diario online catalán Vilaweb contactó con él telefónicamente, denunciando que sus cartas de queja a la #Policía española no han tenido ninguna respuesta. Los hechos ocurrieron el 17 de julio. Hay un pasillo para el control de pasaportes, pero Dembelé, por ir en silla de ruedas, tuvo que entrar por otra puerta, más accesible a dicha silla.

Anuncios
Anuncios

“Me dirigí a la puerta W, que no tenía carril especial (para sillas de ruedas). Estaba lleno de gente, tenía miedo de perder mi vuelo. Por lo tanto, me fui más adelante, pasé la barrera y me puse ante el policía, que en aquel momento atendía a otra persona”.

Y el policía, de pronto, le gritó: “¿Qué haces aquí? ¡Aquí no deberías estar!” Siguió gritando largo rato, después de irse el cliente. Dembelé le dijo que no podía por otro sitio, que no hay ningún carril especial para sillas de ruedas. El policía le gritó “No tienes respeto a la Policía”. Dembelé no quería discusiones, sacó su pasaporte y lo dejó sobre la mesa, esperando que le pusiera el sello.

Entonces, el policía cogió el pasaporte, se lo puso ante las narices al africano y le gritó, en inglés: “¡A los negros, en EEUU, os matan porque no respetáis a la Policía! ¡Por eso os matan!” Y acto seguido, puso los dedos como si le disparara con un arma.

Anuncios

Eso dejó lívido a nuestro hombre.

Como en las películas, el policía le amenazó: “Contaré hasta tres. Si no te vas, te echaré de aquí”. Y cumplió su palabra. Dembelé fue hacía otra mesa, donde le sellaron el pasaporte sin problemas y volvió a donde estaba el policía insultador para preguntarle por qué le dijo eso.

Entonces, el policía se quedó de piedra. Había mucha gente alrededor viéndoles y no se atrevió a repetir el insulto como antes. Dembelé estaba furioso y le dijo a la cara que era un idiota. La reacción del policía, ya no tan seguro como antes, fue: “¡Tienes que marcharte de aquí, o te expulsaré!”

Le aconsejaron a Dembelé que no insistiera. Como tenía que coger su vuelo, no pudo esperar a rellenar las hojas de reclamaciones. Ya en su casa, escribió cartas de queja a la Policía española y a la seguridad del aeropuerto. Sin respuesta alguna.

Dembelé confesó que jamás le había pasado nada semejante en ningún aeropuerto del mundo. Sólo dijo que el policía, a quien reconocería en el acto, llevaba un tatuaje bien visible.

Anuncios

No pudo hacerle fotos por que sus colegas no se lo permitieron, y no pudo verle su placa de identificación.

El pesidente de Cataluña, Carles Puigdemont, al leer la entrevista a Dembelé en Vilaweb, indignado, dijo en su cuenta de Twitter: “Esto es muy grave. Pediré explicaciones al Gobierno español, todavía responsable de nuestros #Aeropuertos”, ya que es uno de los Ministerios del Gobierno de Rajoy, ahora en funciones, quien lo gestiona y sería el principal responsable de lo que pasa dentro de ellos. #Racismo