Tal vez no sea el mejor momento para escribir este artículo, pues acabo de hacer un coraje muy fuerte con mi hijo Manuel; pero decidí hacerlo de todos modos porque ese coraje me hizo aterrizar en la realidad de mis muchachos: no están preparados para los contratiempos del día a día y para poner atención en los detalles que uno consideraría muy obvios.

El Psiquiatra dice que Jesús nunca va a poder trabajar, pues es Aspie grado 4, se especializa en ver moros con tranchetes donde no los hay y siempre se siente agredido por todo, hasta por los fantasmas. El Psiquiatra dice también que Manuel podrá trabajar dependiendo del Jefe, pues es Aspie grado 1, hoy lo comprobé, se le va el avión en las cosas más obvias.

Anuncios
Anuncios

Y todavía la gente se atreve a decirme que mis hijos tienen que hacer algo, estudiar algo o trabajar, ¡no tienen idea lo difícil que es vivir con dos Aspeger!  Se toman el derecho de opinar y ponerse en situaciòn de jueces cuando ni siquiera han pasado un día con ellos, cuando no han sufrido con el bullying del que sus hijos son víctimas por superiores e iguales durante toda su escolaridad.  Porque sì compañeros, yo como Maestra me aferré a que estudiaran y tienen terminada la Preparatoria con Carrera Técnica, además Manuel estudió Inglés y Japonés.  Dos veces los metí a estudiar Licenciaturas y ambas ocasiones salieron expulsados por mala conducta.

Una amiga de mi mamá que me encontré ayer en el Súper ya me tenía harta con sus comentarios sobre que mis hijos tienen que estudiar algo más.  Yo me pregunto ¿cómo se atreve a opinar si su hijo le dio un tiro en la cabeza a su novia y después se dio otro él?, su propia hija le dice que después de lo que vivieron con su hermano ella sólo desea que sus hijos sean felices.  Ahí recibí una gran lección de vida, el hijo de esa señora vivía presionado e incomprendido  por eso llegó a trastornarse de esa manera.  Gracias a Dios yo paré a tiempo y me di cuenta de que no tenía sentido seguir obligándolos a ir a la escuela, y con lo que esta muchacha dijo ayer en frente de su fastidiosa madre aprendí que no debo presionar a Manuel diciéndole que él no está tan mal como su hermano y que ya busque trabajo.  Aprendí que los tiempos de Dios son perfectos y sólo El decidirá cuándo Manuel encontrará al Jefe ideal que comprenda sus limitaciones sociales y sensoriales y valore el potencial cognitivo que hay en él.

Anuncios

Desde hoy yo también tomo el estandarte de: SÓLO DESEO QUE MIS HIJOS SEAN FELICES, de esa manera les haré menos pesada su ya de por sí difícil existencia, les evitaré también crisis de angustia y depresión, y podrán sentirse más plenos en medio de sus limitaciones.  Otro estandarte que tomo desde hoy es: LOS TIEMPOS DE DIOS SON PEFECTOS, EN ÉL CONFÍO. Pongo en manos de Dios a mis queridos vástagos para que Él me los guíe y proteja cuando su padre y yo partamos de este mundo; estando en manos de El estoy segura que nada malo les pasará, ningun peligro les llegará y, tal vez, hasta les dé una mujer buena, positiva, que los valore y sea su Maestra Sombra a lo largo de sus vidas.  Desde hoy dejo de preocuparme por el futuro y me dedico a hacer felices a mis hijos en el presente, creo que con eso les estaré haciendo un bien incalculable, mucho mejor que vivir preocupada por el futuro o por el qué dirán; esas son trivialidades que no les ayudan en nada. 

HIJOS MÍOS, A PARTIR DE HOY TENDRÁN UNA VERDADERA MADRE.

Espero que mi experiencia como madre de dos Aspies pueda ayudar a las personas que pasen por mi misma situación, pues tenemos genios en casa y resulta frustrante que el mundo no valore y admire esa genialidad por sus problemas de atención, socialización y percepción en las cosas comunes de la vida que, por supuesto, no son de su interés. 

¡Hasta la próxima amigos! #Psiquiatría