La Prensa de Madrid se ha despachado a gusto contra las manifestaciones soberanistas y pacíficas de la Diada Nacional de Catalunya del 11-S. El Telediario de TVE ha destacado más la radical de la CUP, cuya simpatía por la Monarquía nunca ha existido, y sólo destacaban eso: quemar fotos del Rey y banderas de España. De las otras, casi ni una palabra.

Pero #Pedro Jota Ramírez ha sido el más grosero y radical de los hooligans del periodismo español, que ya es decir. Hoy publicó un chiste en la sección de Opinión de El Español, dibujado por Tomás Serrano y bajo el título genérico de La última zarpa, donde muestra una enorme torre, con los colores de la bandera española, ante la cual se dirige, diríamos que para estrellarse contra ella, un avión que lleva colgada detrás una enorme estelada.

Es decir, que hace un paralelismo burdo y malintencionado entre el catalanismo independentista, da lo mismo que sea moderado y civilizado, que lo es, y el terrorismo asesino de Al Qaeda que causó miles de muertos al estrellar dos aviones contra las Torres Gemelas de Nueva York hace ya 15 años.

Anuncios
Anuncios

Un dibujo tan ofensivo que deja a Charlie Hebdo como unos caballeros decimonónicos a su lado. Ni ellos llegan a tanto.

Y Pedro Jota Ramírez, en su cuenta de Twitter, lejos de disculparse, se refugió, como siempre, en su egolatría a lo Cristiano Ronaldo o Ibrahimovic. "Los separatistas se ofenden, pero esta viñeta muestra que no podrán destruir España”. Contó con la colaboración de algunos tuiteros, que al más puro estilo palmero o hooligan, le apoyaban con tuits como “Si los independentistas se ofenden, es que El Español va por buen camino”, que recordaba demasiado a aquel infame eslogan de los ultras del Real Madrid, “Mourinho, tu dedo nos señala el camino”, celebrando la alevosa agresión del entonces entrenador madridista al fallecido Tito Vilanova, entonces ayudante de Pep Guardiola en el Barça, que los seguidores madridistas calificaron de calumnia y persecución contra su, para ellos, santo entrenador.

Anuncios

 

Las críticas contra la viñeta no se hicieron esperar: “Viñetas como ésta son los últimos coletazos de la España rancia que se hunde. Comprensible. Mola”. Algunos tuiteros se enzarzaron en discusiones como quién era más español, auto-comparándose con #Catalunya, o diciendo falsedades como que “[a Catalunya] no le fue tan mal en el franquismo, se desmantelaron fábricas de otras regiones para llevarlas allí”.

Pedro Jota siguió durante el día cargando contra TV3, comparándola obsesivamente con canales privados como Telecinco y los gastos desmedidos que según él tiene. Por supuesto, jamás reconocerá el rotundo fracaso de Veo TV, el canal televisivo que él lanzó en TDT cuando era director de El Mundo, pero que según él lo veía mucha gente. #Diada