Anuncios
Anuncios

Jordi Ferré, miembro de #Wasli (World Association of Sing Language Interpreters), afirma que el 3% de la población mundial "sufre algún tipo de déficit auditivo". Esta discapacidad -apunta- Ferré, que además es intérprete del lenguaje de signos,- implica un hándicap en las "habilidades comunicativas" de las personas que sufren cualquier tipo de problema auditivo. Por tanto, sentencia, Ferré, la comunicación para este colectivo "es una de las principales barreras que hace compleja su plena inclusión en el ámbito social y laboral".

El intérprete del lenguaje de signos precisa que "la eliminación de las barreras de comunicación es una prioridad para las personas sordas"; en especial, matiza, la falta de cobertura en los medios audiovisuales como el cine o la televisión aísla a las personas sordas  "al no tener posibilidad de leer los labios".

Anuncios

Sin embargo, Ferré subraya que la necesidad de soporte para afrontar las carencias auditivas en el día a día se extiende a otras áreas y, en este sentido, cita el servicio  de intérpretes de la Comunidad de Madrid para atender a las presonas con discapacidad auditiva en gestiones administrativas como ir al abogado o en la asistencia sanitaria cuando acuden a la consulta del médico.

La edad es un factor importante que determina la comunicación con el entorno en el colectivo de las personas sordas; así, puntualiza, Ferré, que cuando más pequeña es una persona sorda que aún no ha aprendido a leer o leer los labios o el lenguaje de signos tiene más dificultades para comunicarse. Si el menor acude a un colegio bilingüe en el que, además, de la lengua oral aprende el lenguaje de signos "aumenta su capacidad para relacionarse con la sociedad".

Anuncios

Ferré explica que en el marco laboral es más "complicado" encontrar trabajo para una persona con discapacidad auditiva que a otra persona con cualquier otro tipo de discapacidad física o visual porque los empleadores siempre "ponen como excusa que es necesario hablar por teléfono". 

Tecnología

El intérprete señala que la tecnología es un soporte esencial para romper el aislamiento de las personas sordas e indica que "hay aplicaciones informáticas como las apps de los teléfonos móviles que sirven para que cuando un oyente llama a un sordo en la pantalla aparece el mensaje escrito". No obstante, lamenta que este tipo de aplicaciones son muy recientes; de hecho, puntualiza, la app para comunicarse por teléfono "es de 2016".

Ferré recuerda que cuando una persona sorda necesita comunicarse por teléfono una de las posibilidades es utilizar un servicio de intermediación para establecer contacto entre la persona sorda y el oyente. "Se trata de un servicio de videollamada que en el que participan interpretes del lenguaje de signos que realizan llamada y a través de videoconferencia le trasladan el mensaje a la persona sorda", explica.

Anuncios

Derechos

El colectivo de las personas con discapacidad auditiva organiza la última semana de septiembre la semana internacional de las personas sordas que acaba la celebración del Día Internacional de las Personas Sordas para reivindicar sus derechos y aumentar su visibilidad social. En este sentido, Ferré recalca que la ley del Lenguaje de signos aprobada en 2007 reconoce "las lenguas de signos españolas y regula los medios de apoyo a la comunicación oral de las personas sordas, con discapacidad auditiva y sordociegas pero no se ha desarrollado ni se han aplicado las medidas legisladas". #Sordos