En Europa no existe un solo país en el que no esté reconocido el divorcio. Basta con que uno de los integrantes del matrimonio lo solicite y no es necesario que existe una causa concreta. Lo que varía en cada Estado es el tiempo y la metodología.

Por ejemplo en Rusia no se puede iniciar el trámite de divorcio si la #Mujer está embarazada o si esta no quiere hacerlo hasta que el niño cumpla un año. En Alemania, donde se cree que 1 de cada 2 matrimonios termina en divorcio, la pareja debe llevar un año sin convivir para que se les otorgue, siempre y cuando sea algo concertado de mutuo acuerdo. Si por el contrario, uno de los integrantes no quiere hacerlo, entonces deben pasar 3 años sin vivir bajo el mismo techo.

Anuncios
Anuncios

La tasa de divorcio en Rusia es muy alta, el 60 %. Si el divorcio es algo solicitado por ambos integrantes de la pareja, puede obtenerse en 1 mes. Si se inicia un divorcio contencioso, el trámite suele demorar unos 3 meses. Es uno de los países que mayor celeridad tiene para conceder los certificados.