Abul Bajandar, conocido como el Hombre Árbol, es un joven de 27 años que padece una extraña enfermedad denominada epidermodisplasia verruciforme. Los síntomas de esta dolencia comenzaron a aparecer, según cuenta el afectado, cuando tenía solo 15 años y se manifestaron en forma de verrugas en su pierna. Poco a poco, el avance de las verrugas ha ido tomando su cuerpo apoderándose de sus extremidades las cuales han llegado a mostrarse como verdaderas cortezas de árbol.

La imposibilidad de llevar una vida normal

La gravedad de las formaciones en su cuerpo han obligado a este joven oriundo de un pueblo de Bangladesh a abandonar el que era su trabajo como conductor de bicitaxi.

Anuncios
Anuncios

De igual modo, la rara enfermedad ha complicado la vida de toda su familia de la que él era el máximo responsable. Así la aparición e incremento de las verrugas ha imposibilitado tanto a Bajandar, que necesitaba la ayuda de su madre, y su pareja hacer las tareas más cotidianas de la vida de una persona.

El sufrimiento de este hombre se ha conocido por su relato en primera persona en el que explica cómo ha echado de menos cosas tan simples como comer por sí mismo o momentos tan importantes como jugar son su hija. No menos relevante para su vida ha resultado el rechazo social y el dolor que le provocan las formaciones en su cuerpo.

La estimable ayuda de la cirugía más avanzada

La ciencia avanza a pasos de gigantes y en #Medicina se aprecia con especial relevancia gracias a casos como el de Bajandar.

Anuncios

El joven ha ingresado desde enero de este año en el Hospital Universitario de Dacca donde ha sido sometido a diez operaciones para la extirpación de la mayor parte de verrugas que impiden su movimiento e imposibilitan su vida normal.

Con aún otras cinco operaciones a la espera de cara a una mejora estética del resultado, la parte más difícil del trabajo está realizada y Bajandar ya disfruta de los beneficios de las intervenciones con una evidente liberación de los grilletes que le mantenían preso en su propio cuerpo.

Con una gran incertidumbre sobre si las formaciones volverán a desarrollarse, los investigadores ya están estudiando en ADN del joven y algunos familiares para conocer más sobre la enfermedad. #Ciencia #Enfermedades raras