Mas de 4 horas ha estado Valeria Quer, ayer en el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número dos de Ribeira. La muchacha ha estado acompañada de una abogada, su padre y el hermano de este. La jueza la citó para evaluar estos casi 15 días que lleva bajo la tutela del progenitor.

La comparecencia también ha incluido dos exámenes forenses, uno psíquico y otro físico. El motivo por el cual la muchacha madrileña ha tenido que acercarse hasta Riberira están ligados, solamente, al proceso de Guarda y Custodia no a la desaparición de su hermana Diana.

A la salida de los Tribunales, Juan Carlos Quer fue consultado por los periodistas que aguardaban su retirada sobre la información filtrada esa misma mañana que refiere a una denuncia que hiciera Diana y su madre en mayo de este año.

Anuncios
Anuncios

Visiblemente indignado, Juan Carlos Quer, pidió a quien corresponde que se defienda el honor y la intimidad de las personas y declaró que es inadmisible que desde un Juzgado se filtren datos tan sensibles, en un momento como este.

Por primera en estas más de 3 semanas en que #Diana Quer está desaparecida, su padre se mostró desesperanzado, “salvo un milagro, no creo que llegue a poder proteger a mi hija Diana", sentencio abatido.

Su padre, adelantó a los medios, que hay muchas denuncias más, aunque esta en particular la desconocía. Visiblemente molesto por esta nueva información que, lejos de ayudar a esclarecer enturbia las aguas, Quer ha declarado que nunca había tenido problemas legales hasta que Diana López-Pinel instó la demanda de divorcio. Desde que comenzara el proceso de separación de la pareja que duró 24 años, ha sido acusado “9 o 10 veces” por su ex mujer y todas ellas han sido, según sus palabras, archivadas.

Anuncios

También manifestó que el cuidado de Valeria está por encima de todo y que sigue rigurosamente lo indicado por el profesional que atendió a la menor los primeros días. En estas prescripciones, al parecer, el especialista habría indicado a quienes convenía o no que viera la muchacha. Tras denunciar una “manipulación atroz” de las niñas por parte de su madre, también informó que había dejado en poder del Juzgado de Ribeira 3 archivadores con material que comprueba y acredita sus palabras.

En varias oportunidades, Juan Carlos Quer pidió a los medios que “leyeran entre líneas” sus comentarios y los dichos de la madre. Tras agradecer a la policía y la Guardia Civil, ha vuelto a pedir la colaboración ciudadana en cuanto a la desaparición de su hija mayor. Las intimidades que se han ventilado los últimos días de este divorcio, probablemente llevarán a su padre a no dar más declaraciones. Al meno así se despedía este miércoles tras salir del Juzgado.

Por su parte, Diana López-Pinel, declarará este viernes en el mismo Juzgado de Ribeira donde ayer lo hiciera Valeria, a pedido de su abogado.

Anuncios

Mientras su exmarido y su hija menor declaraban en Galicia, desde Pozuelo Diana comentaba a la prensa que había sido víctima de maltrato físico y emocional durante mucho tiempo por parte de Juan Carlos Quer.