Como suele pasar cuando se habla de la Memoria Histórica, todos los muertos durante la #Guerra civil, que durante la contienda fueron fusilados o asesinados, y cuyos cuerpos acabaron en fosas comunes, sigue habiendo la diferencia, gigantesca, entre los muertos o asesinados del bando nacional o del republicano.

A saber: mientras los nacionales pudieron encontrar y enterrar dignamente a sus muertos (Pedro Muñoz Seca y José Antonio Primo De Rivera eran los más conocidos), los republicanos siguen sin poderlo hacer con miles de los suyos, por causas bien conocidas.

El año pasado, fue adaptada al cine una de las obras teatrales del más importante de los desaparecidos del bando republicano: el poeta andaluz #Federico García Lorca, mundialmente conocido y admirado.

Anuncios
Anuncios

La película era La novia y se basaba en Bodas de sangre, a su vez inspirada en una noticia aparecida en los diarios de la época, que Federico adaptó con su insuperable prosa.

Pero García Lorca, pese a que muchos dicen que hoy en día sería del PP, aunque nunca se deberían hacer hipótesis de este tipo, sabiendo que cada época es distinta a las anteriores, gustos incluidos, nunca ha sido del gusto de los gobernantes actuales de España, que se sentían más a gusto con poetas o escritores como José María Pemán o Manuel Machado, hermano de Antonio y franquista convencido. Aunque Camilo José Cela era “de los suyos” por que era muy conservador, no era de su gusto por su estilo descarnado, nada halagador al tipo de sociedad que ellos admiraban de la España franquista.

Además, está la homosexualidad de Federico la que les repele.

Anuncios

Cela era “muy hombre”, como dicen siempre los machistas, pero como hemos dicho, su vida privada no era “decente” para ellos, aunque escribiera en diarios franquistas como Arriba y El Alcázar. En el extranjero, esa faceta de Lorca no importaba, su calidad literaria era suficientemente buena para tener en cuenta ello. Igual que casi nadie se acuerda de la homosexualidad del gran compositor ruso Tchaikovski, que sigue siendo un icono cultural en su país, pese a la homofobia del Gobierno Putin.

Esto último no se ha tenido en cuenta en España. Ni siquiera por alguien que atrae atención hacía la cultura española mucho más que los escritores del franquismo encumbrados por el mismo, actualmente casi en el olvido.

Uno de los especialistas en la obra de Federico García Lorca es el historiador de origen irlandés Ian Gibson, el cual ha descubierto tantas cosas de su vida como si fuera de su familia. Sin contar muchos más historiadores, artistas e incluso cantantes, que en muchos países le han dedicado canciones.

Anuncios

Hay una serie televisiva, Lorca, #Muerte de un poeta, de Juan Antonio Bardem, y una película americana, Muerte en Granada, con el actor cubano Andy García encarnándolo. Es mejor la serie, más profunda y que sabe mejor de lo que habla.

Pero, ochenta años después de su fusilamiento, seguimos sin poder encontrar su cuerpo para darle un entierro digno y un homenaje igualmente digno. Se han intentado organizar búsquedas de su cuerpo en donde se rumorea que fue enterrado, o bien en el barranco donde fue fusilado junto con otros hombres, o en otro lejano. Con el desinterés de las autoridades conservadoras. Sí hubo más interés en encontrar los restos de otro gran escritor, Miguel De Cervantes, pero Federico se merece que sea encontrado y se le devuelva su dignidad de ser humano, muy adelantado para su tiempo.