#documental muy interesante que recomiendo ver encarecidamente. Apenas tiene una duración de ochenta minutos y se divide en dos bloques cargados de excelente información que responden a las dos preguntas lanzadas.

Naomi Klein dice que un estado de shock no es algo que solo sucede cuando nos ocurre algo malo, podemos entrar en dicho estado simplemente al perder nuestra narrativa e historia, ya que nos desorientamos. En tiempos de bonanza, las personas, en general, no suelen preocuparse por casi nada, menos aún por la historia, por el pasado. Actualmente estamos en una época complicada, sumergidos en una crisis bastante grave y es aquí cuando la sociedad se preocupa e implica más.

Anuncios
Anuncios

Por ello la periodista aprovecha para lanzar un mensaje a todos. 

El documental presenta una crítica constante al capitalismo #neoliberal. Nos muestra las terapias de electro-shock que llevaba a cabo Ewen Cameron sobre personas enfermas psicológicas. Lo impactante es que no eran simples terapias, sino experimentos pactados con la CIA. Consistían en distorsionar la personalidad con el objetivo (que nunca consiguió) de crear una personalidad nueva y mejor. Al hablar sobre este tema psiquiátrico realiza un paralelismo con la terapia de choque económico incluyendo una digresión sobre cómo los organismos gubernamentales se aprovechan de algunas de las lecciones aprendidas para crear más eficaces técnicas de tortura.

Se exponen también una serie de sucesos ocurridos en geografías tan distantes entre sí como EEUU, Chile, Inglaterra o Asia.

Anuncios

Todas siguen el mismo esquema o patrón: aprovechan una época de crisis en la que las personas se encuentran confusas, aturdidas y en estado de shock para así aplicar la #doctrina de choque. Expone una serie de ejemplos como Milton Friedman en EEUU, considerándolo líder de un movimiento comprometido con el libre mercado y uno de los principales causantes de La Gran Depresión; la dictadura de Pinochet haciendo uso de la violencia en Chile; Margaret Thatcher en Gran Bretaña aprovechando la Guerra de las Malvinas; Rusia o Polonia sacando partido de la crisis del año 97 en Asia; incluso nos muestra como utilizan las catástrofes naturales como el Huracan Katrina para sacar provecho.

Todas estas malas artes conllevan a que algunos grupos de personas se enriquezcan cada vez más y otros caigan en la miseria dirigiéndonos hasta la crisis económica en la que estamos sumergidos. Pero esto va más allá, pues la crisis económica se va expandiendo y va adquiriendo connotaciones sociales, políticas, morales y éticas convirtiéndose en una crisis general y globalizada.

Documental aquí