Vicent Partal, director del diario digital catalán Vilaweb, nos habló en uno de sus editoriales de cómo iba él, el pasado día 4, en un tren de Barcelona a Valencia, y que no sólo salió con hasta tres horas de retraso, sino que, durante la espera, el caos en la Estació de Sants fue tal, que él mismo, como periodista, lo contó en directo por Twitter con fotos y comentarios, con gente sentada en el suelo mientras esperaba, desesperada.

Ayer hubo otro fallo, en la comarca del Camp de Tarragona, que llegó a provocar retrasos de 40 minutos, y mientras se arreglaba la avería, algunos tramos, que son de doble vía, fueron provisionalmente de una sola.

Anuncios
Anuncios

Partal relataba la odisea, para él desgraciadamente cotidiana, de que “ya no me acuerdo de cuál fue la última vez que hice este viaje sin complicaciones y llegando a la hora marcada”, ya que los fallos y retrasos son casi habituales. Agradeció a los Presidentes de Catalunya, Carles Puigdemont, y de Valencia, Ximo Puig, de estar “atentos a Twitter para captar el espíritu del país, y coincidieron en que la situación es insoportable”.

Esto, que no es de ahora, sino que se acumula desde hace años, es debido a que el Gobierno central, a través del Ministerio de Fomento, dedica cada vez más partes del presupuesto de Mantenimiento a los Cercanías de Madrid, mientras que los Rodalies de Catalunya tienen mucho menos dinero y menos medios.

“El Estado invierte en zonas geográficas sin ningún sentido estratégico, y desatiende y castiga a los usuarios de la línea más importante del Estado, tanto por lo que hace al tráfico de pasajeros como por el sentido económico que tiene”. Se refiere Partal a la zona mediterránea, para la cual se reivindica crear el Corredor Mediterráneo, que sería muy beneficioso, pero que se niegan en la España interior que se construya, reivindicando ellos a cambio un Corredor Central. “Bajar de Vic o Manresa en tren a Barcelona, es un suplicio. El Ebro padece la peor desatención imaginable, una verdadera burla para sus ciudadanos, prácticamente incomunicados. El viaje entre Castellón y Valencia es un suplicio”.

Todos conocemos cómo se dedican montañas de dinero a trenes sin ninguna rentabilidad, como las ya desaparecidas líneas de AVE que iban de Ciudad Real a Cuenca, o la finalmente cancelada, sin inaugurar ni finalizar, con algunos tramos ya construidos, entre Murcia y Almería, algo que ya denunció la Prensa catalana.

Anuncios

Mientras Madrid se lleva mucho presupuesto para Cercanías, con trenes de varios modelos, modernos o más antiguos, los Rodalies de Barcelona y Valencia tienen trenes obsoletos en su mayoría y fallos de funcionamiento frecuentes. Y no es culpa de sus Gobiernos locales, ya que es la #Renfe y ADIF quienes los gestionan, es decir, el Ministerio de Fomento.

Partal proponía algo interesante para arreglar este problema: que hubiera inversión privada en las vías de tren afectadas, como hubo hace 4 décadas cuando se construyeron en Catalunya las autopistas Valencia-Barcelona y Barcelona-La Jonquera-Francia. Lo que “hoy sería imposible, pues el Estado la bloquearía. ¿Alguien cree que el Estado no saltaría como un lobo a proteger los privilegios de RENFE y ADIF, a costa del bienestar de los ciudadanos?” Y remarca que “la zona mediterránea es el pilar de la Economía del actual Estado español”, por lo que no entiende que no se la dedique más medios. #Cataluña