Muchos dirán que hay que ser vasco para soportar esa cantidad de alcohol en las venas y conducir tranquilamente. Los gendarmes que el jueves pasado dieron el alto a este conductor para realizar un control rutinario de #Alcoholemia en la autopista A-89, en el tramo que conecta las ciudades de Burdeos y Perigueux, no daban crédito a la cifra que marcaba el alcoholímetro: 4,75 gr/l. Hace falta algo más que un par de cervezas para llegar a esto.

La prueba tuvo que ser realizada en un hospital cercano, pues el hombre que se encontraba al volante apenas tenía fuerzas para soplar. Aún así, se mantenía consciente y había conducido nada menos que 240 kilómetros en ese estado.

Anuncios
Anuncios

Es casi un milagro que no hubiera provocado ningún accidente.

Más allá del coma etílico

Para hacerse una pequeña idea de lo abultado de esta cifra hay que señalar que en España el registro de alcoholemia más alto jamás registrado en un conductor ha sido de 2,88 gramos por litro (lo cual ya es una barbaridad). El hombre detenido en Francia superaba ampliamente este récord. Los propios agentes de policía franceses confesaban que jamás se habían encontrado antes en una situación como esta. "Ha batido un récord mundial", bromeaban.

La ciencia médica asume que por encima de 3 gramos de alcohol en sangre una persona entra irremediablemente en coma etílico, un estado provocado por una sobredosis etílica que puede tener consecuencias muy graves para la salud, pudiendo acarrear incluso la muerte.

Y sin embargo, el conductor que había ingerido esa desorbitada cantidad no solo seguía vivo sino que estaba consciente.

Anuncios

Desorientado y maltrecho, pero consciente de todo cuanto sucedía a su alrededor. Algo realmente inexplicable, en cierto modo casi heroico.

Bromas aparte, el futuro judicial que le espera ahora a este irresponsable conductor es bastante sombrío. De momento ya ha sido desposeído de su permiso de conducir y está llamado a declarar ante la Justicia francesa, que con toda probabilidad castigará con severidad su conducta. Además de esto, seguro que los jueces estarán desando interrogar al vasco para averiguar cómo fue capaz de beber tanto, conducir más de 200 kilómetros y no perder el sentido. #Accidentes