Esta madrugada se ha producido el asesinato de un indigente en un parque de Arganzuela, en Madrid. Un hombre de nacionalidad brasileña, de 26 años, ha sido detenido por la policía después de confesar el crimen a las autoridades. También afirmó haber sido el autor del incendio provocado en una vivienda cercana al parque en el que se produjeron los hechos.

Cerca de la medianoche, un hombre se acercó a una zona en la que suelen residir varios mendigos para golpear a uno de ellos con una piedra en la cabeza. Después de propiciarle varios golpes y huir corriendo, los expertos del Samur le diagnosticaron un traumatismo craneal y otro facial.

Anuncios
Anuncios

Además, los médicos llegaron al parque cuando el agredido se encontraba en parada cardiorespiratoria. Gracias a las maniobras realizadas consiguieron reanimarle y fue trasladado al hospital Clínico. Sin embargo, el hombre falleció minutos más tarde.

Dos horas después, los bomberos tuvieron que acudir a sofocar las llamas de un incendio que se había producido también en Arganzuela. El humo dejó a varias personas afectadas que tuvieron que ser atendidas por los sanitarios. El asesino intentó escaparse por la parte superior del edificio pero la policía lo detuvo en un patio en el que se había refugiado. 

Además, el agresor confesó a las autoridades haber asesinado a otras dos personas esa noche. El mendigo del parque y otras dos personas, que residían en la casa que había incendiado, habrían sido las víctimas, sin embargo, la policía comprobó que dos de las tres presuntas agresiones eran falsas. Por otro lado, el joven explicó a los agentes que el indigente había insultado a su perro y que le había apedreado por ese motivo. 

En estos momentos, el autor del asesinato y del incendio del inmueble está ingresado en la clínica de la Concepción. El brasileño, que iba sin documentación que lo identificara, ha sido internado en el mismo centro que los afectados por el humo del incendio y se encuentra bajo custodia policial hasta que se recupere totalmente. #Sociedad Madrid #Denuncia #Historias