Hace pocos días, los Mossos d’Esquadra cerraron y precintaron la Librería Europa, una librería situada en Barcelona, en el carrer de Sèneca, conocida por propagar libros y escritos de ideología neonazi.

No es la primera vez que se cierra o registra esa librería, en 1996 y 2006 ya fue registrada a fondo, con 20.000 libros neonazis hallados, pero esta vez se han encontrado más pruebas en contra de ellos, además de detener a su dueño, Pedro Valera. La Fiscalía Contra Delitos de Odio y Discriminación ha encontrado una red clandestina de libros nazis, que ha sido desarticulada.

El libro estrella de esta inefable colección que Valera tenía a la venta era Mein Kampf (Mi Lucha) de Adolf Hitler, la Biblia del nazismo, que no necesita presentación.

Anuncios
Anuncios

Precisamente tenía en su contra una demanda por haber hecho una edición del mismo sin el correspondiente permiso, por los derechos de autor.

Hay fotos, que se pueden encontrar en Internet, de Valera con gente poco recomendable como un ex miembro del Ku Klux Klan norteamericano, que tenía en la mano un libro en cuya portada se veía una mezcla de la Estrella de David judía con la bandera de los EE.UU., con el título pixelado.

Poco después de la detención de Valera, un sacerdote católico de León, el Padre Jesús Calvo, ha hecho unas duras declaraciones a través de la web ultraconservadora Alerta Digital contra la detención del dueño de la librería, al cual da su bendición y le pone como un santo.

Pero ha llamado la atención lo que dice en defensa de él, como recomendar que los lectores de la web compren un ejemplar de Mein Kampf “para conocer la verdad” y a lo largo de la entrevista que le hace la web, suelta una cantidad escalofriante de proclamas antijudías que le llevaría siete veces ante el Juicio de Nüremberg, ya que aparte de negar totalmente el Holocausto (“Tengo fuentes de información mucho más fiables que las películas de Hollywood”), acusa a los judíos de controlar la Justicia española, cuando no acusa al Papa Francisco, e incluso a su antecesor Juan Pablo II, de haberse vendido a ellos o a la Masonería (“Juan Pablo II protagonizó una de esas tonterías teatrales tan suyas al introducir unos papelitos en el Muro de las Lamentaciones de Jerusalén. Son cosas contradictorias que causan perplejidad a los católicos”). Luego, entre otros reproches, dice que se ataca a los Católicos y a la Virgen, y que “se niega el deicidio del pueblo judío”, es decir, la famosa frase de que “los judíos mataron a Cristo”, justificación de Hitler para la “solución final”.

En toda la entrevista hay muchos más disparates racistas y ridículos, como recordar pasajes de la Biblia o el Evangelio que dejan mal a los judíos, o deplora que “ya no se pida la conversión de los judíos” al Cristianismo, como ha hecho el Papa Francisco. O cuando aconseja a los católicos que desobedezcan al Papa si hace algo que se salga de lo que él cree que es cristianismo de verdad, y más aún si se llevan bien con los judíos.

Anuncios

Los lectores de la web, como es de esperar, califican al Padre Calvo de “valiente”, niegan el Holocausto e incluso alguno llega a decir que antes de escribir Mein Kampf, Hitler leyó “el protocolo de los sabios de Sión”, es decir, de los sionistas, denominación que Calvo usa casi siempre para atacar a los judíos en general. Cuando no mezclan el Comunismo (“que dejó 100 millones de muertos”) para decir que fue “una creación sionista”. Más delirante todo esto que las propias palabras del sacerdote. #Religión #Racismo