Una de las consecuencias de la #Crisis económica de España ha sido el aumento considerable de trabajadores autónomos. La falta de oportunidades por parte de empresas, las condiciones precarias, o incluso la morosidad, son sólo algunos de los motivos por los que millones de españoles deciden trabajar por su cuenta.

Hasta un 40% del total reconoce haberse decantado por esta opción por una cuestión de necesidad. Sin embargo, un 57,6% considera ser feliz gracias a su decisión, frente a un 41,8%  que declara no serlo. Un 64,5% del total se ha hecho autónom@ en los últimos tres años, y un 35,5% del resto tiene negocio propio desde hace tres años o más.

Anuncios
Anuncios

Lo malo

- Las funciones y responsabilidades de un autónomo se cuentan con los dedos de una mano. Puedes crecer si lo hace tu negocio, pero no de otra manera, como si puede un empleado.

-Te pertenecen tanto las ganancias como las deudas, por lo que tú mismo eres quien gestionas tu dinero y tus recursos.

- Los intereses a pagar son altos cuando nuestro negocio aporta grandes beneficios. Los peores enemigos sin duda son el impuesto IAE (Impuesto de Actividades Económicas), IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas) e IVA (Impuesto sobre el Valor Añadido).

-Sólo puede haber un socio, pues de ser más sería una entidad. Por ello, las decisiones con respecto a nuestro negocio nos afectarán siempre, incluso en otros ámbitos distintos al laboral como es su vida conyugal.

- En lo que se refiere a desgravar, el porcentaje es del 50%. Tampoco es fácil conseguir un crédito si no trabajamos para una Sociedad Limitada.

Anuncios

Lo bueno

-Es ideal si quieres ser tu propio jefe y dirigir tu negocio conforme a tu propia filosofía. Si quieres emprender un negocio sólo, ésta podría ser una buena opción. Piensa, organiza y decide.

- Requiere menos trámites para llevarse a cabo ( Dos registros, Hacienda y Seguridad Social)

-Puede ser más económico porque no es necesario desembolsar un importe previo ni se requiere de tanto asesoramiento como en una sociedad mercantil. Además, el hecho de que la persona jurídica es la misma que la del empresario también supone un ahorro importante. #Paro #Trabajo