Igual que cuando nos encontramos artículos u opiniones de Federico Jiménez Losantos, Eduardo Inda, Paco Marhuenda o incluso Willy Toledo, nunca falta a la fiesta Juan Manuel De Prada, conocido por su catolicismo radical.

En su último artículo en ABC, aprovechando lo de Niza, terrible atentado de un loco violento al que los radicales islamistas habrían convencido con nada (a cualquier chiflado le puede manipular hasta Belén Esteban), arremete por enésima vez contra la Revolución Francesa, cuya fecha de la toma de la Bastilla conmemora la Fiesta Nacional francesa cada 14 julio, como si aquello tuviera la culpa de lo que pasó el jueves en aquella nefasta noche.

Anuncios
Anuncios

Con el titular “Una Ley biológica infalible” y el subtítulo “El único modo que tiene Occidente de matar a su enemigo es recuperar su tradición cristiana”, ridiculiza a los que él llama “hijos de la Revolución” como que “una vez derruido el Orden Antiguo, alzaría sobre sus hombros un mundo paradisíaco, con una torre que se alzase al cielo, en la que sus hijos podrían encaramarse para creerse dioses”. Y luego dice que estos “hijos de la Revolución” fueron “aplastados como cucarachas” por el camión asesino. Más adelante vuelve a calificar la Revolución francesa de “sueño demente”.

Luego sigue diciendo que cada Civilización se sostiene sobre una Religión, que sin ella se muere. O ataca a quienes critican a Donald Trump por que no dejaría entrar musulmanes en EE.UU., como si estuvieran profanando un altar, y ese altar es el inefable multimillonario.

Anuncios

Mezcla todo con críticas a Occidente “por las Leyes que pervierten a nuestros niños en la escuela”, luego dedica insultos malsonantes que ni Camilo José Cela habría escrito, y vuelve a sus obsesiones ya explicadas antes.

No es la primera vez que Prada ataca la Revolución francesa. Cuando hace tiempo se supo el romance secreto de François Hollande con la actriz Julie Gayet, culpó de ello a la Revolución, que dio paso, entre otras “barbaridades”, a “escritores como Flaubert, que justificaban el adulterio” y llegar hasta nuestros días, lamentándose de que “la veneración de los franceses por el adulterio [por lo de Hollande con la actriz] ha llevado a multitud de extravagancias en ese país”, considerando que Francia ha sido tirada al “basurero de la Historia” por indecente, cuando no decía que Hollande es un descendiente de la plebe que asaltó la Bastilla, mostrándole como aquella gente, según él mediocre y ordinaria. Es decir, que si Francia siguiera siendo una Monarquía absoluta y la Aristocracia mandase sobre todo, sería un país decente.

Anuncios

En Twitter, ha contestado la gente cachondeándose de los delirios de Prada. Unos han dicho que “por una vez, estoy de acuerdo con él”. Pero todos ven que sus propuestas son delirantes: “¿Qué pasa con JMDP? ¿Ya ha entendido ‘Juego de Tronos’?”, “La solución de JMDP a los problemas del siglo XXI es volver al siglo X. Momento en el que tampoco funcionaron”. Otros dijeron que usarán su artículo como papel higiénico.

Y muchos recordaron sus libros publicados, que tratan todos los temas, uno de ellos con un título nada acorde con sus ideas religiosas ni morales: “Coños” (sic), con una impactante portada de un pubis femenino desnudo en primer plano, abundantemente peludo (como antes) y sin rasurar, que escandalizaría hasta a la actriz porno Nina Hartley, una de las más veteranas en activo y de las que más allá ha ido en lo que mostraban ante la cámara. #Unión Europea #Libros #Estado Islámico