Los venezolanos estaban acostumbrados a tener todo de sobra y en época de mangos, se les podía observar podridos debajo de cada mata, pero hoy la situación ha cambiado y lo que se ve en las calles son niños, jóvenes y adultos trepándose o lanzando objetos a las matas para obtener la preciada fruta.

Así como hacer largas colas para comprar y revender comida, buscar mangos para comer o vender, se ha convertido en un trabajo para los ciudadanos quienes desesperados de hambre buscan una solución.

Es indudable el valor nutricional del mango porque contiene vitamina C, azúcar, fibra y betacarotenos, pero una dieta balanceada no sólo se basa en comer la fruta de la estación sino que debe incluir además proteínas, verduras y cereales.

Anuncios
Anuncios

Pero la escases y la inflación han llevado a esos venezolanos de clase muy baja a cambiar sus hábitos alimenticios y conformarse con lo que pueden obtener de manera gratis, como los mangos en los árboles, o simplemente pasar hambre. 

Por eso no es extraño ver a personas sentadas comiendo mangos debajo de las matas o llevando bolsas grandes y pesadas para sus familias o para vender. Ya se ven muy pocos mangos podridos y hasta los que están verdes se comen con sal o adobo.

Sí es una tradición venezolana comer el mango verde y hacer jalea, pero con la escasez de azúcar tampoco se puede preparar ese dulce tan especial de la época de mangos.

El venezolano ha tenido que conformarse con lo poco que hay y en consecuencia ya se están viendo en las consultas pediátricas a niños desnutridos, con las costillas a la vista.

Anuncios

También ha habido muchos casos de estudiantes que se desmayan por no desayunar o no haber ni siquiera comido la noche anterior. El mango es sólo un oasis en medio del desierto, de la desidia y la falta de responsabilidad de un gobierno que mata de hambre a sus ciudadanos.

En un país donde no hay sólo petróleo (el cual ha sido muy mal utilizado) sino también grandes extensiones de tierra apta para diferentes tipos de cultivos, el gobierno Socialista dejó perder muchas cosechas y tierras al habérselas quitado a sus dueños, razón principal por la cual los venezolanos no tienen suficientes #Alimentos y dependen del mango para saciar su hambre. #Crisis #Venezuela