Aquella tarde estaba nervioso. Diferentes fuentes policiales me habían advertido de las consecuencias que podría traer aunque sea acompañar como reportero a dos grafiteros en sus andanzas nocturnas por Madrid, pero mi lado de reportero me obligaba a ello, pues para contar una historia no solo basta con conocerla, sino que hay que vivirla. Pero... ¿Qué de malo podría pasar esa noche?

El punto de reunión marcado era la salida de metro de la Gran Vía a las 18.00 h. Desde allí, poníamos rumbo a una cercana y conocida tienda donde se abastecen muchos de los grafiteros madrileños cada fin de semana. Esa noche iba a acompañar a dos de los grandes de las carreteras: SONER Y BARTOLO.

Anuncios
Anuncios

¿Por qué carreteras? "Para nosotros es lo mejor por su visibilidad" nos reconoce SONER.

"Es un vicio caro, nos habremos dejado como 25 € cada uno hoy" nos dice SONER mientras nos acercamos con el coche al primer destino: La M-45 a su paso por Vallecas.

¿Cómo os marcáis un objetivo? Les pregunto, "Vamos con el coche, y si encontramos un buen hueco, allá vamos" Nos dice BARTOLO. Y no es para menos, pues la guerra de las carreteras hace que queden pocos huecos y muy cotizados, y cada minuto sin pintarlo es un minuto que das de ventaja a la competencia para que usurpe tu lugar. Nos cuentan que para ellos es poco menos que un orgasmo cuando pintan y borran, pues vuelven a tener todo el camino libre para volver a ser aun más visibles.

Pese a que estaba nervioso, mi misión era mantener firme el pulso de la cámara de vídeo y aguantar bajo sus instrucciones todo lo que pudiese pasar.

Anuncios

Me sorprendió la frialdad con la que cruzan varios carriles de autovía y la entereza que mantienen cuando los coches pasan a su lado antes de llegar al punto que van a pintar, cómo aguantan los pitidos y la posibilidad de que incluso alguien les agreda... "alguna vez lo han intentado", reconocen.

No pasaron más de 6 minutos cronometrados y BARTOLO ya había dibujado una suerte de caricatura de persona mayor que es su buque insignia, y SONER ya había asimismo terminado su pseudónimo. "Si tardas más de 5 minutos... quemas la situación, estás prácticamente vendido..." nos cuentan. "Las carreteras son seguras en cierto modo, ¿Qué policía dejaría abandonado su coche en medio de la autopista?"

Cada noche pueden hacerse, fácilmente, 3 graffitis cada uno. Eso sin contar las firmas que puedan dejar por el camino. #Arte #Sociedad Madrid