Alejandro Fernández es el nombre del joven que tuvo que ingresar ayer en prisión por un delito de estafa cometido hace seis años. Su historia inunda las redes sociales e incluso se ha creado una petición para poder solicitar el indulto.

Cuando cumplió los dieciocho años, Alejandro, realizó, supuestamente, una compra en una tienda de venta de batidos. El pago se efectuó con una tarjeta falsa, sin embargo, no era consciente de esa situación. No sabía que, seis años más tarde, se le acusaría de un delito de estafa cuya sentencia es ya firme. Sin embargo, la Audiencia Nacional no cuenta la misma historia que el protagonista.

La sentencia afirma que se hicieron dos compras (de 299 y 257 euros) en un centro comercial de Málaga, junto con otras tres personas que tenían antecedentes penales. La Policía detuvo a una de esas personas cuando se disponían a efectuar un tercer pago de 523 euros.

Anuncios
Anuncios

Cuando se percataron de la presencia policial, los otros tres integrantes del grupo escaparon y, varios días más tarde, Alejandro y uno de sus amigos se entregaron en la comisaría de la ciudad. El cuarto miembro se llama Kamal. Es un nigeriano, que sigue desaparecido, al que Fernández acusa de haberle dado dos tarjetas de crédito para realizar cualquier tipo de compra. Sin embargo, aunque el encarcelado afirmó no haber visto nunca una tarjeta, no pensó que todo era ilegal.

“Los acusados pretendieron descargar en parte de sus respectivas responsabilidades en el ausente Kamal, manteniendo los tres al unísono que mandaba sobre ellos, ordenándoles realizar compras con tarjetas que resultaron ser inauténticas, donde figuraban sus respectivos nombres y que aquél les entregaba. Esta versión la rechazamos por inverosímil y contraria a la lógica más elemental”.

Anuncios

Este es el comentario de la juez, que fue bastante clara en su postura y cuestionó la defensa de los acusados.

Ademas, Fernández señaló que no sabía que era una tarjeta de crédito pero tiene, en la actualidad, dos a su nombre. Aunque confesó todos los delitos ante la juez, el joven afirma ahora no haber estado presente en los acontecimientos del centro comercial de Málaga y solo haber usado la tarjeta para comprar los batidos.

Alejandro Fernández tendrá que cumplir una pena de cinco años en prisión por un delito de estafa. #Granada #Denuncia #Historias