Las barbacoas en las playas de #Cádiz que se celebran con motivo de la final de fútbol Trofeo Ramón de Carranza está a punto de perderse. El cambio de rumbo que ha tomado esta tradicional fiesta en los últimos años es el motivo.

El trofeo futbolístico Ramón de Carranza tuvo su primera edición en 1955 y en los años 90 y casi de manera espontánea, familias gaditanas se reunían en los 7 kilómetros de arenas con sus barbacoas, comidas y bebidas para pasar una noche de agosto junto al mar.  

Este evento veraniego tuvo tal poder de convocatoria que el año 2005 entró en el Libro Record de los Guinnerss por congregar a más de 200.000 personas alrededor de las barbacoas.

Anuncios
Anuncios

Iniciativa apoyada por el anterior equipo de Gobierno local, Partido Popular, para batir el record a nivel mundial.

Desde entonces, las administraciones públicas pasaron de promocionar esta fiesta a ser conscientes del daño medio ambiental que producía esta celebración. Los operarios de limpieza no sólo se recogían basura sino todo tipo de enseres como muebles, sillones y carros de supermercados. Por lo que el espíritu de esta fiesta fue sufriendo restricciones y las barbacoas del Carranza entró en extinción. Hubo un mayor control en los accesos a la playa, se prohibió usar carbón, hubo hora de desalojo para su posterior limpieza de la playa y se redujo el espacio permitido a dos módulos de la playa La Victoria.  Esto disminuyó el número de asistentes y pasó de ser una fiesta familiar a ser un macrobotellón donde los bocatas sustituían a las barbacoas.

Anuncios

Cambios en las propuestas del alcalde

Con la llegada del nuevo alcalde en junio de 2015, José María González "Kichi", de Por Cádiz Sí Se Puede, prometió que las barbacoas se volverían a celebrar a lo largo de la costa sin acotamiento alguno. Y así fue, pero hubo demasiada playa para el número de personas. 

El tema ha salido de nuevo a la luz porque el alcalde ha propuesto crear una "Mesa de viabilidad de las barbacoas"  donde se pretende estudiar el futuro de esta fiesta gaditana. Esta mesa estará representada por técnicos municipales, presidentes de las asociaciones de vecinos, ecologistas, hosteleros y Policía Local para valorar la continuidad de las barbacoas, así lo ha afirmado el delegado de Medio Ambiente, Manuel González Bauz para el medio Cádiz Directo: “Lo que queremos es replantearnos es si las barbacoas se siguen celebrando o no”.

Pero el equipo de Gobierno local ha vuelta a cambiar de opinión. En el mes de marzo se planteó una consultar popular entre los gaditanos para su conocer su opinión sobre las barbacoas, la cual finalmente no será sometida. Lo que sí es cierto que el Ayuntamiento de Cádiz propondrá la prohibición para el 2017 a cambio de ofrecer una oferta cultural alternativa. Pero para este año se mantendrán a cambio de un nuevo acotamiento y lo alejarán de la zona vecinal.

Por lo que este año podrá ser la última barbacoa del Carranza.

  #Podemos #Ecología