La Mansión Lemp recibe el nombre por la familia que la construyó, los Lemp. Una familia con una fortuna considerable derivada de su negocio, una de los mayores fabricantes de cerveza de la época en #Estados Unidos (cerveza Falstaff). Construida alrededor de 1860 en St. Louis, Missouri y destacaba por tener un gran esplendor victoriano y por contar con una tecnología en su interior de última generación de esa época.

Después de la muerte de Adán Lemp en agosto de 1862, su hijo William J. Lemp se hizo cargo de la empresa familiar. El negocio familiar estaba en pleno auge y su distribución aumentaba gracias a vagones de tren refrigerados.

Anuncios
Anuncios

Entonces, ocurrió una tragedia. Joven Frederick, llamado a ser el nuevo heredero, murió repentinamente de un ataque cardíaco en diciembre de 1901, a los 28 años de edad. Esto, junto a la muerte de su gran amigo Frederick Pabst, hizo que William J. Lemp cayera en una gran depresión. Finalmente, William decidió acabar con su vida de un disparo en febrero de 1904, en la mansión Lemp.

La tragedia familiar aumentó. Elsa Lemp-Wright, la hija menor de William Lemp, se suicidó –en su casa- en 1920 después de un matrimonio inestable con Thomas Wright, el presidente de una compañía metalúrgica.

El negocio de la familia, por su parte, estaba en decadencia debido a la ley seca. William "Billy" Lemp Jr., quien se convirtió en presidente tras la muerte de su padre, se vio obligado a vender la cervecería familiar, en 1919, muy por debajo del valor que tenía.

Anuncios

Su vida personal fue igualmente caótica, pasando por un divorcio complicado y perdiendo la custodia de su único hijo, William III. Incapaz de sobrellevar la situación, Billy se disparó en su oficina dentro de la Mansión Lemp en diciembre, 1922.

El último residente en la mansión perteneciente a la familia Lemp fue Charles, tercer hijo de William Lemp, el cual abandonó el negocio de la cerveza en 1917 para dedicarse a la banca, pero se trasladó de nuevo en la mansión en 1929. Allí vivió sus días con su perro y dos criados.

Charles se volvió cada vez más solitario. En 1949, Charles Lemp suicidó en la mansión. En primer lugar le disparó a su perro luego a sí mismo en la cabeza, dejando una nota que decía: "En caso de que se me encuentre muerto, soy yo el único culpable".

A día de hoy, la Mansión Lemp es una casa-hotel. Existen testimonios de haber escuchado voces de personas e incluso de ladridos de perro, presencias espectrales y objetos que se mueven. De hecho, llegan a asociar que los objetos que se mueven podría ser por Charles Lemp debido a éste tenía síntomas del trastorno obsesivo-compulsivo y en algunas ocasiones se han encontrado objetos cambiados de lugar pero alineados entre sí.

Anuncios

Actualmente, en la Mansión Lemp puedes pasar la noche, comer en su restaurante, celebrar un banquete o pasar una noche “buscando fantasmas. Han leído bien, ustedes mismos pueden comprobarlo entrando en la web de la Mansión Lemp, donde podrán contratar un paquete de “Ghost Hunting” en la mansión. Los huéspedes podrán “pasar la noche buscando experiencias paranormales y encuentros de medianoche con los espíritus inquietos de la familia de Lemp”. #Misterio #Leyendas